Mesas de centro de estilo vintage

11 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
La idea de aplicar un concepto vintage en el hogar favorece la estética del conjunto y genera un ambiente distinguido, nostálgico y visualmente agradable.

Llega un momento en la vida en que nos damos cuenta de que la decoración que teníamos en casa cuando éramos jóvenes vuelve a estar de moda. Esta idea nostálgica se puede comprobar, por ejemplo, en los distintos modelos de mesas de centro de estilo vintage.

El salón se puede considerar la verdadera alma de la casa; es decir, donde se define perfectamente el rumbo estético de la vivienda, cuáles son nuestros gustos, qué propósitos tenemos, cómo es nuestra personalidad y la armonía del conjunto.

Hay que tener en cuenta que los muebles que en él se dispongan tendrán que cumplir una función determinante. Además, reciben un protagonismo sinigual y cumplen una función en el espacio, de ahí la importancia de definir correctamente todos los aspectos de diseño.

¿Qué importancia tienen las mesas de centro?

Mesas de centro de estilo vintage

Generalmente, las mesas de centro se disponen delante del sofá principal y encima de una alfombra. Se puede considerar, junto con estos otros recursos, como el epicentro de la sala y un eje vertebrador de la decoración.

La elección que hagamos debe ser bien estudiada; es decir, no podemos acudir a una tienda y elegir lo primero que nos encontremos. En realidad, debemos decidirnos por el modelo que mejor se amolde al interior y que combine correctamente con el conjunto.

A su vez, no debe pasar desapercibida y puede recibir cierta relevancia. No es cuestión de que sea una pieza artística simbólica y única, sino que adquiera la consideración que se merece y se complemente bien con el sofá, teniendo en cuenta que este va a estar siempre junto a ella.

Un mueble que atrae todas las miradas.

5 tipos de mesas de estilo vintage

El concepto vintage nos recuerda al pasado próximo, aquel que vivieron nuestros padres y abuelos y que ahora vuelve a estar de moda. Es una manera de recuperar una idea estética que había quedado olvidada y que, de nuevo, vuelve a estar presente.

Para comprender mejor esta idea y aplicarla en el salón, vamos a conocer 5 tipologías de mesas:

  1. Suelen ser las de madera las más comunes. Obviamente, existen diferentes modelos, pero son los que tienen decoración de rocallas, vegetales y otros símbolos las que más destacan en este sentido.
  2. Las hay con una estructura metálica interna y en las propias patas. Adquieren, así, un carácter industrial y vanguardista, sin que haya elementos ornamentales por encima y con un tablero de madera o directamente en hierro.
  3. Las mesas de forja están adquiriendo también un gran protagonismo. Pueden tener motivos decorativos alrededor, teniendo en cuenta que esta técnica de trabajo permite realizar todo tipo de diseños que llegan a ser, incluso, muy curiosos.
  4. Las de tipo isabelina están recibiendo una gran demanda. Ofrecen un formato curvo en las patas y el marco, mientras que la superficie de arriba queda rectangular en sus cuatro ángulos.
  5. Las redondas poseen también un carácter muy distintivo, hasta tal punto que proporcionan dinamismo y rotundidad, dejando a un lado las típicas líneas rectas que se ven en los ejemplares anteriores.

La influencia de la escuela Bauhaus

Mesas de centro de estilo vintage

La escuela de arquitectura y diseño Bauhaus dejó un legado artístico que ha llegado hasta nuestros hogares. Hoy en día, numerosas tiendas ofrecen productos cuyos diseños tienen el origen en este centro o han recibido su influencia directa.

El metal, en general, se adueña de la propia estructura. Por otro lado, el vidrio se presenta como una alternativa a otros materiales opacos y ofrece un dinamismo más interesante y distinguido.

Existen todo tipo de diseños, pero hay que recalcar la importancia que tuvo esta escuela de cara a la realización de mesas que, a día de hoy, llegan a estar en los salones de las casas.

Los años 60 y 70 dejaron huella

La depuración formal es una característica propia de las mesas de los años 60 y 70. Curiosamente, es en estas décadas cuando los hogares tratan de seguir una línea más moderna y actualizada; es decir, que se consolida un cambio estético y se parecen al estilo minimalista.

De este modo, se percibe en nuestros tiempos una tendencia a rememorar y recuperar la imagen propia de épocas pasadas en las que buscaban un ambiente alternativo y contemporáneo.

Para concluir, hay que destacar la importancia que tiene elegir una buena mesa. Va a ser un punto referencial e importante en el salón.

Wilson, Judith: La casa vintage, Océano Ambar, 2010.