Lámparas que llenan de luz y de belleza: ¡de compras!

Mónica Heras Berigüete·
30 Octubre, 2020
Mira de qué forma puedes utilizar la iluminación para sumar calidez en tu casa y de paso, hazte con alguna de estas lámparas.

Si hay un complemento capaz de iluminarlo todo (literalmente) son las lámparas. Con sus formas y el tipo de luz que emiten transforman cualquier ambiente en espacios cálidos y llenos de intención.

Descubre algunas propuestas bonitas para que llenes tu hogar de objetos que le añadan ese toque tan personal con el que dejarás a todos con la boca abierta.

Lo que las lámparas pueden hacer por ti

Cómo elegir las lámparas del hogar

Las lámparas influyen directamente en la decoración de tu hogar, no solo por el estilo que elijas, su material o forma sino, también, por el tipo de luz que emiten y el lugar donde las colocas. De ahí, la importancia de dedicarle un poco de atención a la elección de este elemento decorativo tan socorrido.

Tipos de lámparas para tu hogar

Iluminación general: su función es la de crear una iluminación uniforme en toda la casa. Puede ser en forma de lámparas de techo, apliques o focos empotrados en el techo.

Iluminación ambiental: es aquella con la que solo das un punto de calidez y creas un ambiente más oscuro y tenue. Se logra a base de lámparas de pie, de sobremesa, o aquellos apliques que aporten una iluminación indirecta.

Iluminación funcional: es la iluminación que se utiliza de manera puntual para iluminar algo en concreto, como en un escritorio, en la cocina o a la hora de leer. Los flexos o las lámparas de pie, especialmente las que se pueden dirigir, son las más utilizadas para este fin.

Iluminación decorativa: el resto de las luces que hay en el hogar, desde las guirnaldas, las infantiles hasta aquellas que se colocan para resaltar un cuadro u objeto.

Algunos trucos para ahorrar con la iluminación

Seguro que te interesará saber el tipo de luz que es el más adecuado y la forma en la que puedes ahorrar en la factura de la luz. Toma nota de estos consejos:

  • Tipo de bombilla: las luces LED, por supuesto y las de 20 W serán suficientes para la iluminación general de un espacio como el salón. Pero si necesitas leer o realizar algún trabajo, opta por las de 40 o 50 W.
  • El ángulo perfecto: los expertos indican que si está ubicado a menos de 40º hará el efecto de foco y mayor a 120º iluminará de manera más general.
  • La temperatura: la iluminación blanca (entre 5 800 K y 4 500 k) es adecuada para las cocinas y los baños, mientras que los focos cálidos (unos 3.000 k) son los más recomendables para crear ambiente en salones y dormitorios.

Las lámparas que más gustan

Lámparas de techo
Imagen: westwingnow.es

Moderna

La lámpara de techo Wick de Kave Home es una opción estupenda para los amantes del estilo industrial y del minimalismo más chic. Está fabricada en latón mate y tiene un disco de mármol negro que la hace súper elegante. Su precio es de 55 € y tiene una instalación muy sencilla en donde la bombilla expuesta forma parte del diseño.

Con aire vintage

En Westing, encontrarás una lámpara Luisa de techo fabricada en vidrio verde, ideal para los más románticos. Imagina lo bien que quedaría en un salón en donde un sofá de terciopelo y una mesa de centro con detalles metálicos fueran los actores principales.

Muy natural

Lámpara de ratán
Imagen: sklum.com

Para los amantes de las fibras naturales, esta lámpara de mesa en ratán Siro de Sklum puede ser perfecta. Está fabricada en su totalidad en este material y es capaz de trasmitir a tu hogar una luz cálida y confortable filtrada a través de su pantalla. Con un elegante diseño en forma de cilindro, ligeramente más estrecha en su base, se adapta a cualquier entorno.

Con efecto

En IKEA, está la NYMÖ, una lámpara de pie en latón negro cuya luz se filtra a través de la pantalla perforada creando una iluminación decorativa en la estancia. Es perfecta para un salón en donde quieras crear una atmósfera meditativa.

Las lámparas de techo, de mesa, de pie… todas ellas tienen algo especial que decir y mucho que añadir a la decoración de tu casa.

Salpica de distintos colores e intensidades tus ambientes para que puedas crear espacios mucho más personales y acogedores.