La decoración del hogar debe ofrecer un ambiente saludable

29 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
La casa es un espacio común donde toda la familia puede disfrutar de la decoración. La cuestión está en que sepamos cómo acondicionarla para lograr el bienestar emocional que tanto deseamos.

El bienestar es el principal objetivo que nos proponemos en nuestra vivienda. Deseamos que todos los espacios se encuentren bien ordenados, con sus correspondientes recursos y perfectamente organizados; por eso, la decoración del hogar debe ofrecer un ambiente saludable.

La armonía es un concepto que deberíamos tener más presente. Lo que pretendemos alcanzar es el grado de equilibrio y confort para conseguir, así, un entorno bien acondicionado que resulte agradable e interesante.

De esta manera, surge un único propósito: el sentimiento de comodidad como principio básico para lograr esa salud emocional que necesitamos. Todos queremos sentirnos bien, eso es indiscutible; para ello, debemos tener un hogar que favorezca la felicidad.

Escoger adecuadamente los recursos decorativos

La aplicación del azul verdoso en los interiores

Antes de amueblar la casa, debemos tener bien claras las medidas que vamos a adoptar y qué necesitamos para decorar adecuadamente los espacios. Indudablemente, debe quedar reflejada nuestra personalidad de forma específica.

Si se sigue un estilo decorativo, entonces hay que atender a una serie de diseños y formatos que se amolden a él. De la misma manera, si pretendemos generar un ambiente determinado, juegan un papel muy importante los colores; hay que escoger los más convenientes y proporcionar cierta calidez.

Por supuesto, es evidente que vamos a recurrir a los recursos que más nos agradan; es decir, todo aquello que sea de nuestro gusto e interés. La idea es que la casa se convierta en un refugio personal donde residir, disfrutar y descansar.

Merece la pena estudiar detenidamente la decoración que debemos aplicar.

Un ambiente saludable en el hogar

Para que la decoración del hogar sea saludable, deben cumplirse una serie de requisitos. Obviamente, el planteamiento que hagamos se rige a unos principios personalizados bien definidos, pero también existen ciertas fórmulas que han de estar presentes:

  1. Lo primero de todo es el orden. Si una vivienda se encuentra en buen estado, con todas las habitaciones organizadas y el mobiliario bien distribuido, sentiremos esta calma y tranquilidad de saber que todo va a estar siempre en su sitio.
  2. La limpieza es imprescindible. Esto no da lugar a dudas, puesto que una casa higienizada es sinónimo de salud. De este modo, nos olvidamos de la suciedad; no obstante, este proceso requiere un cuidado regular y, por tanto, un esfuerzo continuado.
  3. Nuestros hijos deben aprender a mantener en buen estado su cuarto. Ellos mismo tienen que ser responsables. Si en algún momento detectamos cierta dejadez, puede deberse a la falta de motivación y a otros aspectos personales que tienen solución.
  4. Los asientos cómodos favorecen el bienestar. Un sofá mullido y amplio, sillas de buena calidad, butacas para crear un espacio personalizado, etc. Lo más importante es que exista el confort en todos los recursos empleados para el descanso.
  5. Bajo nuestros pies, podemos establecer un soporte blando y placentero mediante alfombras tupidas. Las de pelo de invierno son una buena apuesta, pero no hay que olvidar las distintas variedades que están actualmente en el mercado y que tienen cabida en cualquier hogar.

La casa que todos queremos

Un recibidor para cada estilo decorativo

Seguramente, habremos pensado en más de una ocasión en el tipo de casa que nos gustaría tener. Hay que tener en cuenta que los sueños se pueden alcanzar siempre y cuando nosotros nos lo propongamos.

Para sentirnos orgullosos de nuestro hogar hay que acondicionarla de la mejor manera posible. No importa si la inversión es elevada; hay que valorar la idea de escoger lo que realmente nos hace falta para decorar de una forma sostenible.

Si alcanzamos la armonía en los interiores nos sentiremos mucho mejor. Un principio básico es el siguiente: las habitaciones forman un conjunto en el que todas ellas deben estar relacionadas entre sí tratando de mostrar la personalidad de los inquilinos.

La felicidad de un ambiente hogareño

No hay nada peor que el sentimiento de incomodidad cada vez que entramos por la puerta. Si realmente sentimos esto es porque no hemos decorado adecuadamente. Todo lo que está a nuestro alrededor no nos resulta agradable y puede entristecernos.

Para alcanzar el grado de felicidad hay que unir tres conceptos fundamentales: funcionalidad, comodidad y estética. Si están relacionados entre sí, podremos conseguir una casa feliz.

En definitiva, está en nuestras manos que podamos intervenir en la salud emocional de toda la familia, solamente hay que hacer que la decoración del hogar nos haga sentir a gusto.

  • Emma, Callery: Enciclopedia práctica de la decoración, Everest, 2001.