Interiores originales sin caer en convencionalismos

07 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Si queremos una vivienda que sea original e innovadora, debemos utilizar recursos decorativos que resulten interesantes y se salgan de los patrones tradicionales.

La idea de innovar en la decoración del hogar resulta muy interesante. El hecho de sentir que no seguimos los patrones conservadores nos hace ser diferentes; por eso, vamos a conocer algunas fórmulas para trabajar los interiores originales sin caer en convencionalismos.

Probablemente, nos surja la siguiente cuestión: ¿sabemos realmente qué habría que aportar para desmarcarnos de las líneas más comunes? En lugar de repetir los procedimientos que están intrínsecos en la sociedad, conviene buscar otras alternativas que ofrezcan una imagen más curiosa.

A todos nos ha pasado que al entrar en una casa nos llama la atención la manera en que está pintada, los muebles, la distribución, etc. En el fondo, son factores que, si se estudian detenidamente, pueden coordinarse entre sí y proporcionar un ambiente distinguido.

Objetivo principal: reflejar nuestra personalidad

Ideas para la decoración del hogar

Una vivienda debe ser el fiel reflejo de la personalidad del inquilino. No tiene ningún sentido que residamos en un lugar que no se amolde a nuestra forma de ser o que no demuestre los gustos propios. De hecho, esto nos puede hacer sentir incómodos.

Si realmente nos gusta un estilo en concreto, debemos establecerlo en todos los espacios. La originalidad no recae en que cada estancia tenga un diseño diferente, sino en que guarden unos criterios comunes con los que ofrecer un significado generalizado.

El simple hecho de que nos guste la decoración de casa, nos transmite serenidad, confort y tranquilidad. De este modo, sería posible que de una forma sostenible apliquemos un estilo específico combinado con algunos recursos que sean de nuestro agrado.

El hogar debe ser el apéndice de nuestra personalidad.

Conseguir la originalidad en el salón

Los interiores originales se consiguen a partir de ciertos elementos que resulten novedosos; es decir, todo aquello que se combine de una forma cordial y segura, sin generar tensión y sin distanciamiento estético. Veamos algunos consejos aplicables:

  1. Hay que ser fieles a un estilo; sin embargo, somos nosotros quienes podemos moldearlo a nuestro antojo. No es cuestión de realizar invenciones extrañas, pero podemos incorporar una decoración que rompa con los estereotipos tradicionales.
  2. Por ejemplo, si normalmente se utilizan tonos cálidos, blancos y neutros en el salón, ¿por qué no romper con este planteamiento y disponer verdes, azules intensos o combinaciones cromáticas que tengan sentido?
  3. En el mobiliario es donde se puede trabajar más. Hoy en día, hay todo tipo de diseños de sillas y mesas con líneas contemporáneas que no son habituales en los hogares. Algunos casos son las realizadas por artistas, como la Tulip, la Taliesin o la Zig Zag.
  4. Los estampados están ganando cada vez más recorrido. En realidad, ofrecen un aporte estético muy peculiar, ya sea por los contenidos o los colores. Así, se puede encontrar en las butacas, el sofá, las alfombras, etc.
  5. En cuanto a las plantas, con ellas podemos conseguir también este propósito. La incorporación de algunas especies exóticas refleja otra manera de ornamentar los espacios.

La artesanía y la originalidad

Otra posibilidad es que nos convirtamos en artesanos y hagamos nuestra propia decoración. En este sentido, juega un papel muy importante la imaginación de cada uno, de ahí que podamos hacer piezas de arcilla, cerámica u otros materiales maleables.

La creatividad es un concepto que generalmente tenemos interiorizado. En vez de adquirir un jarrón o un cuenco en una tienda, ¿por qué no hacerlo nosotros? Si tenemos los materiales y las herramientas, es una oportunidad de descubrir otra manera de adornar los espacios.

Se acabó el depender de las modas que nos marca la sociedad. Ha llegado el momento de innovar y presentar en las habitaciones otros recursos que no sean tan comunes, como puede ser también pintar los radiadores o hacer campanas para las lámparas.

No hay que caer en los convencionalismos

Uno de los errores en los que solemos caer es la repetición de modelos existentes. Las revistas sobre interiorismo deben ser una fuente de inspiración, pero si realmente queremos hacer interiores originales, hay que desarrollar otros procedimientos estéticos.

La colocación de cuadros en el baño, el uso de tonalidades radiantes en la cocina, alfombras de pelo largo para disfrutar de la pisada, iluminación retráctil para conseguir ambientes más sofisticados, etc.

En definitiva, las posibilidades son múltiples, solamente hay que trabajar la mente y tratar de sacar el lado más creativo que llevamos dentro. Solo así romperemos con los convencionalismos.

  • Ahern, Abigail: Cómo decorar tu piso, Océano Ambar, 2010.