La importancia de marcar unos objetivos antes de empezar a decorar

Cuando queremos definir correctamente el rumbo de la decoración, es importante señalar, desde un principio, algunos objetivos y criterios a seguir.
La importancia de marcar unos objetivos antes de empezar a decorar

Escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez el 11 Marzo, 2021.

Última actualización: 11 Marzo, 2021

En el mundo del interiorismo hay que tener en cuenta una serie de parámetros: los recursos a elegir, la distribución, el diseño, las combinaciones, etc. Pero antes de realizar cualquier acción conviene valorar la importancia de marcar unos objetivos antes de empezar a decorar.

En ocasiones, nos limitamos a repetir modelos debido a la falta de ideas o por ausencia de creatividad. Cualquier planteamiento que nos propongamos debe concebirse como una oportunidad; es decir, de todo se puede extraer algo positivo como para generar un espacio confortable.

Somos nosotros quienes fijamos los principios y los límites en el hogar. Los gustos deben quedan reflejados, del mismo modo que la personalidad de uno mismo ha de estar presente, ya que es un factor imprescindible para embellecer los interiores.

Principal objetivo: el bienestar

El concepto de bienestar se puede aplicar a muchos ámbitos de la vida. Está asociado a la salud y a la comodidad, de ahí que sea un componente imprescindible para configurar la vivienda y, sobre todo, la meta a la cual llegar.

La esencia propia de este concepto radica en la búsqueda de la armonía interna. Una vez que comenzamos la decoración, deseamos llegar a este punto, pero no es un proceso sencillo ni tampoco se logra rápidamente. En realidad, hay que alcanzar los objetivos visualizando hacia dónde queremos llegar.

Si cumplimos con esta idea, estaremos mucho más tranquilos y sosegados. Además, se considera el fundamento de cualquier familia; por eso, en una casa todo suma, tanto el ambiente de convivencia como también los recursos empleados para ornamentar.

No hay que conformarse con poco; es importante llegar lo más lejos posible.

Marcar los objetivos antes de empezar a decorar

En primer lugar, resulta fundamental tener en mente las distintas funciones que nos proporciona la decoración del hogar. Por un lado, embellece, mientras que por otro proporciona un servicio funcional. Si tenemos clara esta premisa, entonces debemos marcar los objetivos a cumplir.

  • Un aspecto a tener en cuenta es que los objetivos que marquemos deben ser coherentes, concisos y realizables. En este caso, quedan fuera de lugar las utopías. Todo aquello que no tiene sentido o fundamento debe quedar al margen.
  • En cuanto a la elección que hagamos, no hay que caer en el error de desarrollar procedimientos impersonales; es decir, el hecho de que fijemos una meta no se relaciona con la imitación o la copia, sino todo lo contrario: con la búsqueda de un planteamiento propio que nos identifique.
  • La correcta combinación cromática es la base de cualquier casa. La relación de todos los tonos se rige a una serie de criterios racionales que permiten ambientar el lugar; por este motivo, hay que saber cuáles se van a disponer y qué combinaciones son viables.
  • Respecto al mobiliario, es importante recurrir a los modelos que mejor se adapten a nuestras necesidades y que definan un estilo concreto. Si queremos transmitir sensaciones específicas, no hay que caer en el error de escoger los elementos que no son acordes con el lugar.

La definición de un estilo

Obviamente, va a ser el estilo el que determine cómo va a ser la decoración y de qué manera se va a disponer en los interiores. Para que se defina correctamente, debemos tener presente, en primer lugar, cuál es su formato, qué vamos a necesitar y qué debe haber.

Siempre viene bien echar un vistazo en internet o en tiendas sobre distintas tipologías de estilos. La decisión que tomemos será el origen y el principio de lo que será en un futuro nuestro hogar.

Cabe señalar, además, que el estilo refleja cómo somos, qué pretensiones tenemos y la manera en que trabajamos la organización interna.

Hay que saber qué se pretende alcanzar y hacia dónde dirigir la decoración.

Consejos antes de empezar a decorar

Probablemente surjan dudas antes de empezar a decorar. Es algo habitual; por eso, se recomienda la participación de un profesional del interiorismo. Si no queremos utilizar esta baza, entonces siempre está la posibilidad de hacer un listado sobre qué necesitamos y qué no.

También se aconseja la segunda opinión de otra persona para esclarecer el rumbo a seguir o para contrarrestar la información. En el fondo, otros puntos de vista siempre son buenos.

Te podría interesar...
Decor TipsLeerlo en Decor Tips
El arte de decorar: saca todo el ingenio que hay en ti

En el mundo del interiorismo hay que ser creativos, de ahí que se valore lo que es el arte de decorar: saca todo el ingenio que hay en ti.



  • Lava Oliva, Rocío: Interiorismo, Vértice, 2008.

Licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Salamanca, posee conocimientos en distintas ramas del arte y la historia, concretamente en los campos del patrimonio histórico, la arquitectura, la pintura y la escultura; además, amplía su formación en el ámbito del diseño de espacios de interior, principalmente en la concepción espacial interna de las viviendas, cómo repercute la iluminación y la aplicación de las artes decorativas. En su trayectoria profesional, ha combinado sus dos grandes pasiones: la docencia en materia de arte e historia y los museos. Actualmente, trabaja como profesor de instituto y como redactor para Grupo M Contigo. Posee una amplia experiencia en el ámbito de la gestión cultural y la musealización de espacios expositivos, habiendo trabajado dentro de esta rama en el Museo del Ejército (Toledo). Sus investigaciones se centran en la comprensión de los principios fundamentales que rigen las artes, su exposición visual y su aplicación en el mundo del interiorismo. Por otro lado, ha trabajado como guía y gestor de sala de exposiciones en Romanorum Vita (La Caixa). A su vez, se especializa en la redacción de contenidos vinculados en distintas temásticas culturales y artísticas. Se considera un apasionado del cine, la música, la historia y la aplicación y desarrollo de las artes en sus distintas vertientes con presencia fundamental en las arquitecturas del presente.