Ideas para aprovechar los huecos difíciles

Mónica Heras Berigüete·
29 Agosto, 2020
Todas las casas tienen huecos difíciles; lo importante es saber darles una segunda oportunidad.

A la hora de decorar tu casa, seguro que te enfrentas a esos espacios que ponen a trabajar tu capacidad creativa. Normalmente, cada centímetro cuenta y, por ello, a continuación encontrarás soluciones mágicas para huecos difíciles.

Gracias a estos tips, donde antes veías un problema, ahora tendrás una oportunidad para darle a tu hogar un plus de capacidad y un extra de estilo. ¿Te animas a plantarle cara?

Los huecos difíciles tienen sus días contados

Debajo de las escaleras.

Bajo las ventanas

Esta es una de las zonas menos aprovechadas; si aprendes a verlas con otros ojos, serán capaces de darte un montón de posibilidades decorativas y funcionales. Puedes poner una repisa a lo largo de toda la ventana y usarla como librería o para exponer tus adornos favoritos. La parte inferior también puede ser útil para colocar un mueble bajo o unos cestos.

El hueco de la escalera

No existe un solo espacio capaz de darte soluciones, solo hay que cambiar la percepción con la que ves las cosas. Por ejemplo, si tienes una escalera, puedes colocar un armario a medida que aproveche todo el espacio y usarlo para guardar tus zapatos, la despensa o para crear una bodega. ¿A que es una buena idea?

Huecos difíciles: mueble esquinero
Imagen: ikea.com/ch/

Aprovecha las esquinas

Los armarios en L suelen ser una manera estupenda de sacarle provecho a tus espacios, bien sea en el dormitorio,  en la cocina o en el baño. Los módulos de almacenaje esquineros no desperdician ni un centímetro y siempre puedes poner baldas, cestas extraíbles o barras que hagan que el acceso sea más fácil.

Huecos difíciles y los tabiques

Suelen dar muchos dolores de cabeza a la hora de decorar y parece que nunca están en el sitio adecuado. Sin embargo, con un poco de ingenio los tabiques pueden darte muchas opciones.

Si tienes un hueco entre dos muros, puedes crear una zona de oficina colocando un escritorio entre uno y otro. Incluso, hay alternativas abatibles o con una puerta para cerrar la parte superior y que todo quede recogido. Mira en El Corte Inglés cuantas propuestas interesantes tienen.

Otra idea genial es aprovechar un muro separador de ambientes para instalar en él un armario de poco fondo. Es muy útil en el baño o en la cocina, porque son maravillosos para colocar frascos y cosas pequeñas.

Más almacenaje y asientos extra

Si tienes una pared a la que no logras encontrarle utilidad, puedes colocar en ella una pieza mixta hecha a medida que te dé toda la funcionalidad que necesitas. Imagina un largo mueble con repisas y cajones de pared a pared frente a la cocina; te daría espacio para guardar todo lo que quieres, al tiempo habilitarías un rincón para sentarse. Estupendo para sociabilizar mientras haces la cena.

Decorar huecos difíciles
Imagen: pinterest.es

Huecos difíciles y reducidos

Cuando tienes una casa pequeña, todo se convierte en un reto a superar. Parece que no hay suficiente superficie que pueda albergar todas tus cosas, ¿verdad?

Te aconsejamos que aproveches bien la pared y le saques partido a la altura de tus techos. Puedes hacerlo colocando estanterías o baldas para tus libros, apenas restan metros y no recargan el ambiente. En Ikea, puedes encontrar muchas opciones que se adaptan a tu estilo y necesidades.

Las zonas de paso

Cada espacio cuenta y en el caso de pasillos y recibidores puede que, si te lo permites, termines por enamorarte de ellos. Si les das la iluminación adecuada, pones unos colores suaves y una decoración sencilla, verás que pueden ser lugares prácticos y llenos de encanto. 

En los pasillos, puedes instalar armarios, librerías o espejos que te hagan la vida más fácil. Lo mismo sucede con el recibidor, ese lugar que abre las puertas de tu hogar y en el que debes poner tu habilidad como anfitrión a trabajar.

No hay huecos difíciles, solo una mala concepción de las capacidades que tiene cada centímetro. Con los elementos adecuados, serás capaz de encontrar soluciones prácticas y que sumen armonía a tu hogar.

Los muebles para almacenaje, las baldas o crear zonas de lectura, trabajo o descanso suelen ser alternativas estupendas para aprovechar esas zonas muertas.