Haz de tu hogar un espacio más saludable

07 Enero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Si quieres que tu casa se convierta en un espacio saludable, es necesario que atendamos algunos conceptos de decoración que favorezcan el bienestar personal.

A diario nos encontramos con un problema muy grave: la falta de tiempo. Ante esta situación solemos desmejorar nuestra calidad de vida, tanto a nivel físico como en nuestro entorno, especialmente en casa. Por eso, haz de tu hogar un espacio más saludable y mejora tu vida en general.

No hay nada mejor como entrar en casa y sentir que estás en un lugar donde se respira orden, armonía y bienestar. Esta es la mejor fórmula para poder ser feliz, sabiendo que en tu casa se encuentra todo lo que necesitas y donde puedes sentirte verdaderamente a gusto.

La incomodidad, la dejadez y la desidia personal son factores negativos que pueden perjudicar la salud mental. ¿Quieres crear un hogar más saludable? Continúa leyendo.

Primer paso, la organización personal

Hacer la cama.

Organizarse a diario supone una gestión personal del tiempo que puede beneficiarnos a corto, mediano y largo plazo. Conviene que prestemos atención al hogar y no descuidemos la higiene, el orden y el buen ambiente. De esta manera, podemos enseñar a los jóvenes de la casa a adquirir responsabilidades.

Las primeras horas de la mañana deben servir para adecentar la casa. Cada miembro de la familia debe encargarse del cuidado de su habitación. A su vez, todos han de contribuir en el resto de tareas de las zonas comunes, pasando el aspirador, limpiando el polvo y recogiendo todo aquello que esté desordenado.

Mantener un régimen de organización puede ayudarnos a que nuestra salud mental esté en equilibrio y que nos sintamos reconfortados cada vez que llegamos a casa. Ver que todo está en orden y limpio es el mejor aliciente para ser feliz.

– Un hogar organizado es sinónimo de bienestar personal.-

5 fórmulas para crear un buen ambiente

Limpiar sofá con aspiradora

Debemos perseguir el positivismo dentro del hogar. Para ello, hay que aplicar el sentido de armonía en la convivencia y, a su vez, gestionar adecuadamente el estado de la casa para poder llegar a un grado de bienestar. Veamos algunas fórmulas que pueden ser útiles para crear un buen ambiente:

  1. Lo primero de todo es mantener unas relaciones personales agradables. Si los miembros de una familia o los inquilinos que habitan en una vivienda no mantienen la concordia, entonces estaremos perjudicando directamente el estado de bienestar de la casa.
  2. Establecer unos horarios de limpieza diarios. Tal y como hemos señalado anteriormente, fijar las primeras horas del día para hacer las tareas del hogar es fundamental. Si se deja para el final de la jornada es posible que no se haga nada. Por eso, es mejor dejarlo hecho cuanto antes.
  3. Los aromas agradables en la atmósfera son primordiales. No cabe duda de que un ambientador natural que genere buen clima puede ayudarnos a sentir tranquilidad y, por supuesto, higiene. De esta manera, se eliminan los malos olores.
  4. Elimina la saturación decorativa de los interiores. Recargar los espacios con demasiado mobiliario puede generar una acumulación de recursos que distorsionan el concepto de ornamentación del hogar, llegando a producir cierto desasosiego.
  5. La diafanidad ayuda a oxigenar los espacios y permite deambular mejor por las habitaciones. Además, se siente mayor liberación personal y se mejora la habitabilidad.

La concordancia entre colores y mobiliario

La manera en que decoremos el hogar puede ser un medio para sentirnos mejor. Si queremos alcanzar una buena calidad de vida, es importante tener un espacio personal en el que se pueda vivir cómodamente.

La decoración del hogar es algo que no debemos pasar por alto. La sintonía entre los recursos que completan las habitaciones es el mejor medio para reflejar nuestra personalidad y los gustos que tenemos.

Los colores que dispongamos en las paredes y en los muebles deben estar armónicamente bien relacionados. No es necesario que domine un único tono sino que exista variedad pero siempre sin excedernos en cromatismos ni desproporcionando los tamaños.

Elegir siempre productos de calidad

A la hora de amueblar el hogar es preciso que escojamos recursos que sean de primeras marcas, especialmente aquellos que vamos a utilizar habitualmente: sofá, cama, alfombras, etc.

Si decidimos recurrir a lo barato, es posible que nos pase factura con el paso del tiempo. Por eso, merece la pena comprar en los mejores espacios comerciales.

  • Lawrence, Mikel: Grandes ideas para decorar la casa, Agata, 1997.