Especial chimeneas: relájate alrededor del fuego

02 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la interiorista Goretti Ayubes
Ahora que se acerca el otoño, ¿qué te parece estar al calor de una bonita chimenea? Suena bien, ¿verdad? Descubre las claves para instalar una.

Lo primero que debes tener en cuenta es que las chimeneas no se pueden comprar al azar. Antes hay que plantearse algunas cuestiones técnicas y de presupuesto. Es conveniente que sepas que son piezas caras pero que imprimen mucho estilo a tu vivienda.

Nadie escapa a la magia de las llamas de una chimenea. Quien tiene una en casa sabe que observar cómo se quema la madera hace perder la noción del tiempo. Cuando hay una presente, se convierte en el centro de atención de todas las miradas.

Requisitos para instalarla

Decorar con chimenea

Seguramente te estarás preguntando: ¿qué condiciones tiene que cumplir la casa para instalar en ella una chimenea? ¿Supone muchas obras y un coste muy elevado? ¿Qué tipo me conviene?

La única condición para instalar una chimenea es que la vivienda cuente con una salida de humos. Esto parece evidente pero no todos los edificios tienen este conducto.

En general, los inmuebles modernos no lo tienen y sí los antiguos. Las casas unifamiliares son las más beneficiadas en este aspecto. Aunque en su origen no tengan salida de humos, su construcción es muy sencilla en este tipo de edificación.

Vivienda con salida de humos

Si ya hay un conducto general de humos, este debe medir unos 20 cm de diámetro; entonces, solo queda instalar el hogar de la chimenea y comunicarlo con esta salida a través de una campana.

Las obras son sencillas: una vez elegida la chimenea, se tarda un máximo de dos días en realizar el montaje y las empresas instaladoras se encargarán de todo el proceso.

Vivienda sin salida de humos

Abrir un conducto que vaya desde la vivienda al tejado no siempre es posible. Depende de las características del edificio, aunque hay casos en los que se puede instalar en el patio interior.

Solo si se trata de un ático o de una vivienda unifamiliar, se puede realizar la obra sin problemas. En cualquier caso, siempre se necesita el permiso de la comunidad de vecinos.

Chimeneas: diferentes tipos

Chimeneas en casa

A la hora de comprar una chimenea es muy importante plantearse si se va a usar como elemento más bien decorativo (encendiéndola en contadas ocasiones) o si se quiere aprovechar como fuente real de calor.

Chimeneas tradicionales

Cuando la chimenea se va a encender poco, se puede dejar el hogar abierto. Caldeará la estancia pero de todo el calor producido, solo se aprovechará un 20 % (el 80 % se perderá por el conducto de humos)

También, hay que tener en cuenta que colocar una embocadura metálica (un marco de hierro o de acero) que proteja la zona de combustión evitará que la madera se caliente en exceso.

Chimeneas modernas

Dentro de las chimeneas de estilo más moderno hay dos tendencias claras: las que quedan perfectamente empotradas en la pared y aquellas que son modelos totalmente exentos, con la campana y el conducto a la vista.

Las primeras se cierran con un casete. Así, se adaptan mejor al estilo actual de las viviendas y son más limpias. Las últimas se realizan normalmente en hierro fundido, pintado en negro, y su línea está muy ligada a las corrientes del diseño con campanas redondas o con forma triangular.

Su ventaja es que producen más calor porque tienen toda la estructura vista, pero necesitan de un mayor mantenimiento. Su pintura tiende a estropearse y hay que retocarlas cada cierto tiempo.

Chimeneas rústicas

Son muy abiertas. En muchos modelos de chimeneas, el hogar no tiene paredes laterales o estas son mínimas. Los materiales son muy naturales: piedra en las embocaduras y frontales, ladrillo visto y, en ocasiones, una viga de madera que sirve de repisa.

Chimeneas: complementos imprescindibles

Hogar o chimenea, camín

Un complemento ideal para la chimenea de una vivienda urbana es el cortafuegos o salvachispas. Son mallas metálicas que se colocan delante para evitar que las chispas dañen el suelo.

Los útiles para controlar el fuego (atizadores, pinzas o tenazas, escobillas y palas para las brasas) van colgados normalmente en un soporte que resulta más limpio y cómodo para desplazarlo o situarlo en un rincón.

También, son clásicos los tradicionales morillos. Son un par de barras metálicas con un soporte para mantenerse en pie, y sirven para guardar troncos y evitar que se deslicen.

La mayoría de los complementos son de hierro, de líneas simples o con adornos. Pero recomendamos que si el marco de la chimenea ya está bastante decorado, no se recargue más con accesorios demasiado trabajados ni llamativos.

Chimeneas: cómo y cuándo limpiarlas

Las chimeneas necesitan limpiezas regulares para que el hollín no obstruya el conducto de salida de humos. Se recomienda una limpieza anual, pero debe dejarse en manos de empresas especializadas.

Estas empresas te presentarán un presupuesto según las características de la chimenea que tengas. También, deberás tener en cuenta que los interiores no necesitarán cuidados especiales.

Así que si tienes la suerte de poder instalarte una chimenea este otoño, te resultará muy útil seguir estos consejos. ¿Cuál ha sido tu experiencia?