Te enseñamos a cuidar todo tipo de suelos

¿Qué tal si te damos prácticos consejos para que tus suelos luzcan como el primer día? Suena bien, ¿verdad? Te recomendamos que tomes nota.
Te enseñamos a cuidar todo tipo de suelos

Escrito y verificado por la interiorista Goretti Ayubes el 23 Noviembre, 2020.

Última actualización: 23 Noviembre, 2020

Los suelos de una casa marcan la personalidad de esta. No obstante, para que siempre estén impecables es necesario conocer sencillos trucos a la hora de mantenerlos.

Suelos de madera, moquetas, mármol, gres, barro cocido… Aquí, tienes los mejores consejos para que estén siempre en buen estado. Y estás de enhorabuena porque, además de útiles, son muy fáciles de aplicar.

Suelos: para que el paso del tiempo no deje huella

1. Cuidar suelos de madera barnizados

Los suelos de parquet y tarima barnizados se mantienen bien si los repasas a diario con una mopa. Al fregarlos, usa agua tibia y un jabón con pH neutro que sea especial para maderas o en escamas.

2. Diferentes ceras para pavimentos

Existen dos tipos de ceras: las que tienen base de disolvente, adecuadas para nutrir suelos de madera, y las que poseen base de silicona, idóneas para los suelos de piedras naturales y barro.

3. Suelos de madera tropical bien nutridos

Las maderas tropicales son muy resistentes a la humedad y las más aconsejables en baños y cocinas. Para que la madera estén bien nutrida, aplica aceite de linaza con una brocha dos veces al año, siguiendo la veta de la madera.

4. Brillo para el mármol

Para potenciar el brillo de los suelos de mármol, puedes aplicar sobre la superficie, una vez que esté limpia y seca, una capa de cera líquida. Después, abrillántala con la mopa cubierta con una gamuza de lana.

5. Tratar manchas resistentes en el mármol

Para manchas que persisten, aplica sal sobre la misma, vierte un poco de leche agria para que quede humedecida, y cúbrela con un paño. Pasadas 48 horas, retira la pasta con una bayeta humedecida en agua caliente.

6. Restaurar rayas en suelos de mármol

Los arañazos superficiales pueden disimularse con un poco de cera sólida. Si la raya es muy profunda, los profesionales aconsejan pasar una estopa de acero y, después, alisar la zona con una rueda pulidora a baja velocidad.

7. Suelos de gres bien cuidados

El gres se mantiene muy bien si lo friegas con agua tibia jabonosa. Para que quede impecable, emplea el truco de los dos cubos: uno de ellos con agua jabonosa y el otro con agua limpia para repasar.

8. Mantener limpias la juntas de las baldosas

Repásalas con un viejo cepillo de dientes humedecido en detergente poco diluido y unas gotas de lejía. Si están muy sucias, aplícales una pasta de polvo de creta y alcohol con un pincel. Deja secar y retira con una bayeta.

9. Limpieza habitual del barro cocido

La limpieza de los suelos de barro es muy sencilla: basta con barrerlos bien y abrillantarlos con una mopa. Periódicamente, friégalos con agua y jabón neutro. Para no dejar cercos de agua, escurre bien la fregona.

10. Tratar manchas en suelos de barro

Para eliminar manchas en estos suelos, frota con un cepillo impregnado en agua y jabón neutro. Si alguna zona está descolorida, puedes igualarla aplicando sobre ella una capa de cera para suelos de tono rojo.

11. Cuidados para el mosaico hidráulico

Para que se mantengan en buen estado, debes barrer estos suelos con una escoba suave y fregarlos con jabón neutro o bajo en sulfatos. Para una limpieza a fondo, emplea un cepillo impregnado en agua con amoníaco.

12. Moquetas de lana en perfecto estado

Repásalas periódicamente con el aspirador sin cepillo para eliminar el polvo. Si son nuevas, utiliza una escoba de paja durante las primeras semanas, siguiendo la dirección del pelo, para eliminar la pelusa que sueltan.

13. Mantenimiento de moquetas vegetales

Las moquetas de fibras vegetales (coco, sisal, yute…) deben limpiarse a diario para que el polvo no penetre en la trama. Un buen truco es repasarlas con la boquilla del aspirador o con una escoba suave en el sentido de la trama.

14. Cuidados para piedras naturales

Limpia las piedras naturales (areniscas o calizas) solo con agua tibia y jabón neutro. Si tienen manchas, trátalas con un cepillo impregnado en agua y lejía al 50 %. Para que el suelo quede más protegido, aplica cera líquida.

15. Suelos de pizarra impecables

Para mantener un suelo de pizarra en óptimas condiciones, puedes limpiarlo con lavavajillas diluido en agua tibia. Si está muy sucio, prueba a añadir un poco de lejía al agua; cuando esté seco, lustra la piedra con una gamuza de lana.

¿Qué te han parecido los consejos que te hemos propuesto para mantener tus suelos como el primer día? Estamos seguros que este artículo te será de gran utilidad para conservarlos mejor.

Te podría interesar...
Decor TipsLeerlo en Decor Tips
Buenas ideas para renovar suelos de madera

En este artículo, te enseñaremos a renovar los suelos de madera para que consigas darles un cambio de imagen y te queden perfectos.


Diplomada en Magisterio por la Universidad de La Laguna (1995) y en Arquitectura de interiores por la Escuela privada IADE Canarias (1998). A lo largo de su trayectoria académica, cursó dos programas de máster: el primero en Rehabilitación del Patrimonio edificado por el CICOP La Laguna (2001) y el segundo en Protocolo y Organización de eventos por el Instituto Europeo Campus Stellae Galicia (2010). Tiene una experiencia laboral de quince años como interiorista y asesora de imagen en los departamentos de decoración de hoteles de 5 estrellas, a destacar el Gran Hotel Bahía del Duque en Tenerife. En los últimos años, ha colaborado con la web Habitissimo escribiendo artículos de decoración y también ha trabajado para una editorial como autora de una unidad formativade un certificado de profesionalidad: “Decoración y ambientación en habitaciones y zonas comunes en alojamientos”. Actualmente trabaja para una Consultoría de formación como tutoradeteleformación, impartiendo cursos de Interiorismo; asesora en proyectos de decoración a una cadena hotelera; además de colaborar como redactora en la revistadigital Mi Decoración.