Saca el artista que llevas dentro y crea tu propio estilo decorativo

21 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Para proporcionarle al hogar un toque personal es necesario que apliquemos diseños propios; de esta manera, se realizaría un ejercicio de creatividad e imaginación.
 

Normalmente, suelen repetirse los modelos decorativos para los hogares; por eso, surge la necesidad de cambiar y buscar alternativas que ofrezcan otras fórmulas más interesantes. Saca el artista que llevas dentro y crea tu propio estilo decorativo.

Siempre viene bien recibir influencias de otras viviendas para enriquecer nuestro conocimiento; la finalidad es que nos sirva de fuente para que, así, sepamos cómo actuar en la manera de ornamentar el hogar. Eso sí, se hace necesario tener imaginación y personalidad.

Hay momentos en la vida en que nos surge una vertiente creativa que nos ayuda a realizar producciones propias. En el fondo, todos tenemos una rama artística con la que trabajar por nosotros mismos distintos elementos que nos ayuden a innovar.

Tu propio estilo decorativo, fomenta tu creatividad

Diseña la cocina con tu estilo decorativo

De nada sirve anclarnos en los principios fundamentales que rigen el mundo del interiorismo. Todo aquello que realizan los especialistas puede servirnos como fuente, pero no es recomendable repetir sus fórmulas.

Si no trabajamos por nuestra cuenta la creatividad, entonces estaremos cayendo en los estereotipos sociales que vemos continuamente en los escaparates. Es momento de dar un paso más y tratar de diseñar por nuestra cuenta.

 

Debemos cambiar las tendencias siempre que podamos; es un símbolo de progreso. De esta manera, se pueden fijar objetivos propios. No obstante, observar el trabajo de los interioristas más detacados y leer revistas de decoración nos puede ayudar a recibir cierta inspiración.

Cuando realizamos un producto propio, sentimos que es fruto de nuestra imaginación. Por este motivo, se nos hace tan necesario valorar qué conceptos estéticos nos gustan y cómo podemos aplicarlos en el hogar ya que, a partir de ahí, estaremos orgullosos de mostrar nuestra casa.

Nuestra personalidad debe quedar reflejada en la decoración del hogar.

¿Cómo crear tu propio estilo decorativo?

Crea tu estilo decorativo

La creación de un estilo personal no se produce por inercia propia ni tampoco resulta sencillo. Hay que tener en cuenta algunas cuestiones útiles con las que podemos determinar cuáles son los pasos básicos sobre los que poder trabajar. Veamos 5 principios fundamentales a tener en cuenta:

  1. Lo primero que hay que hacer es valorar qué elementos son de nuestro agrado y cuáles no, ya que no todo el mobiliario puede ser útil; por lo tanto, hay que escoger y desechar.
  2. Si nuestro campo de actuación va a ser el salón, hay que precisar las formas de los muebles, los tipos de texturas y la colocación de los mismos. Solo así podremos conseguir un diseño que se amolde perfectamente a nuestro estilo.
  3. El color es un componente básico, siendo una premisa que rige la estética de un espacio; por eso, la tonalidad que escojamos para las paredes y la decoración debe ajustarse a nuestros gustos, pero también debe existir orden y coherencia generalizada.
  4. Por norma general, nuestra manera de vestir refleja nuestra personalidad; de la misma manera, la decoración interior debe identificarnos y hacernos sentir bien, ya que un mal diseño puede afectar a las emociones.
  5. No es necesario complicarse la vida con los elementos que utilicemos para ornamentar; de todos modos, no hay que caer en el error de acumular recursos. Todo aquello que escojamos ha de estar perfectamente estudiado.
 

Producción propia de los muebles

Decorar con piezas de coche
Imagen cortesía de musclecarcouches.com.au

Una de las posibilidades que podemos tener a la hora de hacer nuestro estilo decorativo es crear nuestros propios muebles. Para ello, siempre viene bien saber un poco de bricolaje. Aun así, existen tutoriales por internet que pueden ser útiles.

Las mesas, las sillas, las estanterías, etc., son fáciles de realizar. En cambio, otros muebles, como el sofá, convendría comprarlos en un comercio especializado, básicamente porque nos aseguramos una calidad que nos proporcione confort.

Por otro lado, si se tiene la oportunidad de comprar los muebles, solo es cuestión de relacionarlos entre sí para confeccionar un diseño interior personalizado.

Hay que evitar la imitación

Decoración de salón.

Imitar los diseños de una revista o de un especialista no va a demostrar nuestra personalidad. Es posible que tenga algunos componentes que se relacionen con nosotros, pero no tiene la esencia propia de uno mismo.

 

La copia de un modelo ya preexistente no puede llegar a describir nuestra manera de ser. En definitiva, es mejor inspirarse y crear a partir de los conocimientos propios.

  • Emma, Callery: Enciclopedia práctica de la decoración, Everest, 2001.
  • Lava Oliva, Rocío: Interiorismo, Vértice, 2008.