Consejos para una decoración marinera

Escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez el 08 Febrero, 2018.

Última actualización: 08 Febrero, 2018

Quizá tengas una casa en la playa o simplemente te gusta el mundo del mar; por eso, te ofrecemos algunos consejos para una decoración marinera.

Evidentemente, este tipo de diseño nos transmite un sentido atemporal, diferente, que denota el gusto que tenemos por el mundo marino. Así, el carácter que tendrá nuestro hogar habla mucho de nuestra personalidad.

Los elementos decorativos que aportemos dentro de este estilo ofrece un sentido nostálgico, fresco y relajado. En realidad, refleja la añoranza y el encanto que tiene el inquilino por el mar.

Espacio y color

Imaginemos que tenemos un salón, ¿cómo podemos decorarlo? Por supuesto, serán los objetos de decoración los que atribuyan el carácter que se desea alcanzar, pero el color será pieza fundamental del estilo.

Evidentemente, el color azul es un recurso esencial tanto para las paredes como para otros elementos de la casa.  Este tono nos transporta a un lugar fresco y apacible.

La combinación del azul  con la decoración permitirá crear una atmósfera apropiada. No obstante, existen otros colores que pueden ayudar en la búsqueda de nuestro objetivo:

  • Blanco roto.
  • Blanco arena.
  • Cedro.
  • Verde niebla costera.
  • Gris.
  • Otras gamas de azules.

Pueden ser combinados y tratados a nuestro gusto. Entre ellos pueden dialogar perfectamente y armonizar el conjunto sin que exista diferencia alguna; por tanto, cada persona debe trabajar su propia imaginación.

Una recomendación es utilizar azul oscuro. La habitación tendrá el tono más profundo del océano; aporta formalidad y seriedad y ayuda a resaltar la decoración instalada en las paredes al ser un fondo oscuro.

Este color puede ser muy adecuado para dormitorios; en cambio, para el salón, los colores pueden ser más atrevidos y directos, ya sea un gris, azul claro, etc.

Decoración para la casa

A la hora de disponer el mobiliario no hay que transformar la organización ni cambiar rotundamente el conjunto; simplemente hay ser natural en su distribución. Donde daremos el toque especial será en los materiales.

La madera debe tener presencia, de una forma u otra, tanto en mesas, sillas, muebles, etc. Si es con un toque desgastado, puede dar un carácter informal y personal, a la vez que transmite un sentido natural.

Por otro lado, la aportación que hagamos a nivel decorativo debe ser especial. Los centros de mesas son un recurso útil. Por ejemplo, pueden emplearse hurnas de cristal rellenas de conchas, arena, estrellas de mar, etc.

A su vez, otro recursos son las botellas ya usadas; pueden aportar un toque sutil. Los colores más adecuados son azul o verde, pero si son transparentes puede introducirse monedas antiguas o arena en su interior.

En caso de que se quiera dar un toque de coleccionista/aficionado, y por supuesto más sofisticado, se pueden disponer elementos como catalejos, astrolabios, salvavidas, cuerdas y otras herramientas de marineros.

La idea es que toda la decoración parezca que ha tenido un uso anterior al que se está haciendo ahora, ya que ha cambiado su funcionalidad para tener finalidad estetico-decorativa.

En cuanto a las velas, se recomienda también tener algunas repartidas por la habitación; e incluso, si se introducen dentro de algún farolillo o en candelabros ambienta mucho más el lugar.

Estampados y dibujos

Dentro de una temática marinera no pueden faltar los estampados que hagamos para cojines.

Los contenidos que apliquemos en cada uno de los cojines debe tener una inspiración marina. Se pueden tener en cuenta los siguientes dibujos:

  • Caballitos de mar.
  • Estrellas de mar.
  • Cuerdas.
  • Anclas.
  • Olas de mar.
  • Peces.
  • Barcos.

Los colores de los cojines deben estar a juego con el sofá. Si se recurre a tonos más claros para estos, es mejor que el sofá sea de color más oscuro.

Debemos evitar una ruptura cromática en general, puesto que no nos interesa generar tensión ni aplicar excesivos colores a la habitación; es mejor ser sencillo y eficaz.

Alfombras y cortinas

El objetivo de nuestra decoración es entablar relación en el conjunto. Así, tanto las alfombras como las cortinas deben servir para ambientar sin pasar desapercibido.

¿Qué podemos hacer con las alfombras? Colores terrosos pueden simular la arena de la playa; pero también el color gris, blanco o azul ayudan al desarrollo de la temática marina.

¿Y las cortinas? De nuevo, colores grises, blancos o azules son los más aceptables. Evítese usar colores cálidos.

Si se quiere perfeccionar más y ser detallista, las cortinas pueden ser con bordados o encajes, e incluso, que sean redecillas, a modo de redes empleadas para la pesca.

Conclusión

Crea en tu hogar un espacio cargado del color del mar, donde pueda transportar a los huéspedes a un ambiente atemporal y nostálgico, en el que se respire paz y tranquilidad.

 

 

 

 

 

 

 


Licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Salamanca, posee conocimientos en distintas ramas del arte y la historia, concretamente en los campos del patrimonio histórico, la arquitectura, la pintura y la escultura; además, amplía su formación en el ámbito del diseño de espacios de interior, principalmente en la concepción espacial interna de las viviendas, cómo repercute la iluminación y la aplicación de las artes decorativas. En su trayectoria profesional, ha combinado sus dos grandes pasiones: la docencia en materia de arte e historia y los museos. Actualmente, trabaja como profesor de instituto y como redactor para Grupo M Contigo. Posee una amplia experiencia en el ámbito de la gestión cultural y la musealización de espacios expositivos, habiendo trabajado dentro de esta rama en el Museo del Ejército (Toledo). Sus investigaciones se centran en la comprensión de los principios fundamentales que rigen las artes, su exposición visual y su aplicación en el mundo del interiorismo. Por otro lado, ha trabajado como guía y gestor de sala de exposiciones en Romanorum Vita (La Caixa). A su vez, se especializa en la redacción de contenidos vinculados en distintas temásticas culturales y artísticas. Se considera un apasionado del cine, la música, la historia y la aplicación y desarrollo de las artes en sus distintas vertientes con presencia fundamental en las arquitecturas del presente.