La importancia de comprar marcas de calidad en el mercado

08 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Nuestro hogar se merece los mejores productos de decoración. Para ello, es mejor que invirtamos en buenas marcas que nos ofrezcan garantía de calidad.

La adquisición de productos decorativos de calidad debe convertirse en una prioridad. En nuestra mano está que no nos salgan defectuosos o que no ofrezcan la resistencia deseada; de ahí la importancia de comprar marcas de calidad en el mercado.

Las tiendas de segunda mano o aquellas que presentan precios muy bajos suelen tener letra pequeña o un trasfondo que queda oculto. Por supuesto, pueden ser un buen negocio y salirnos rentable la operación pero suelen tener, también, una connotación que nos hace dudar.

Las marcas genéricas tienden a ofrecernos artículos que no suponen un gasto elevado. Lo mismo podemos decir de las marcas traídas de países asiáticos o, directamente, las webs que nos sorprenden con un coste bajo. Normalmente, no son marcas conocidas y corremos el riesgo de que estén pirateadas.

¿Por qué es mejor invertir en marcas de calidad?

Comprar elementos de decoración.

Generalmente, solemos acudir a las tiendas que nos generan confianza pero, en el mundo de la decoración, hay que ser cautos. Antes de realizar una compra, conviene mirar la marca y comprobar la garantía de calidad.

Las marcas más conocidas son una apuesta segura. Con ellas, sabemos que hay detrás un equipo profesional que nos confirma un rendimiento eficaz del recurso. Evidentemente, esto supone un coste más elevado pero, al fin y al cabo, merece la pena.

La tranquilidad de saber que el material es de calidad es algo que se tiene que valorar. No cabe duda de que somos nosotros quienes disfrutaremos de las ventajas de haber obtenido un buen producto.

Recuerda que, a largo plazo, lo barato puede salir muy caro.

5 errores que cometemos al no comprar marcas de calidad

sillones giratorios

La comodidad es la base del bienestar en el hogar. A la hora de amueblar nuestra vivienda, es importante tener en mente este concepto; sin embargo, solemos cometer algunos errores que nos llevan hacia el desagrado y el inconformismo.

  1. Nos acostumbramos a fiarnos de recomendaciones de familiares, de amigos o de personas ajenas a nuestra vida. Nos recomiendan algún establecimiento y depositamos una confianza sin tener la certeza de que vaya a ser un lugar seguro.
  2. Pensamos que, por ahorrarnos un dinero, saldremos beneficiados; en cambio, suele ocurrir todo lo contrario. A la larga, tendremos que adquirir otro producto y así sucesivamente, suponiendo un gasto más elevado en poco tiempo.
  3. Las compras que hacemos en webs online menos conocidas, no nos permiten observar correctamente el recurso deseado. Si nos lo traen a casa, ya tenemos la presión de tener que montarlo y asumir el transporte sin tener la evidencia de que sea de calidad.
  4. Los espacios comerciales que, por norma general, no ofrecen un asesoramiento profesional, repercuten en un desconocimiento por nuestra parte de las cualidades de los materiales. Es preciso descartar estos lugares ya que generan desconfianza.
  5. El mero hecho de haber comprado por tener un precio bajo supone la posible falta de garantía; es decir que si reclamamos un posible defecto de fábrica y queremos cambiarlo, muchas veces no nos dan una solución correcta.

A nivel personal ¿qué nos ofrecen las marcas de calidad?

Salón blanco roto.

Lo primero que debemos recalcar es que las marcas de calidad nos proporcionan tranquilidad. No hay nada mejor que sentirnos agusto y calmados en nuestro espacio privado. Es la mejor manera de alcanzar la felicidad.

Imaginemos que, tras haber adquirido un sofá por internet, al cabo de un tiempo sentimos que la superficie está desgastada, que el plumaje interno se desplaza demasiado y que, por tanto, no llegamos a percibir la comodidad que esperábamos.

En el fondo, estaremos cayendo un una espiral de inconformismo y cierto desasosiego. Por eso, no hay nada mejor que invertir en una buena marca que, a largo plazo, responderá de forma eficiente.

Recomendación: hay que ser exigentes

Si acudimos a un comercio especializado en decoración, conviene que preguntemos y nos interesemos en los productos. De esta manera, demostraremos, también, que estamos recopilando información y que no nos dejaremos engañar.

Por este motivo, es conveniente que seamos exigentes, que tengamos todos los cabos bien atados y que reclamemos siempre que sea preciso. Si realmente queremos cumplir con el cometido y no caer en errores absurdos, conviene que sepamos cómo proceder adecuadamente en una compra.

  • Emma, Callery: Enciclopedia práctica de la decoración, Everest, 2001.