Cómo montar un escaparate para una tienda de decoración

Si tienes una tienda de decoración, ten en cuenta estos consejos para poder conformar un escaparate que sea atractivo e interesante.

Escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez el 23 Enero, 2019.

Última actualización: 23 Enero, 2019

En el ámbito comercial, hay que intentar promocionar los productos de manera directa y accesible al público. Por eso, te mostramos cómo montar un escaparate para una tienda de decoración.

Además de la publicidad que se hace a través de catálogos, es imprescindible que la tienda física sea un lugar acogedor y con buena disposición para la venta. Por supuesto, hay que ofrecer todas las facilidades posibles, solo así, se conseguirá el éxito.

El escaparate es una puesta en escena de ciertos elementos que, dependiendo de cómo se coloquen y la manera en que se traten, podrán ser del gusto del cliente. Por tanto, es necesario que se cuide hasta el más mínimo detalle.

Objetivo: mostrar la mejor apariencia

Bien es cierto que cuando un escaparate tiene una estética aceptable, normalmente nos detenemos ante él y contemplamos los recursos que nos ofrece. En el caso de que nos agrade algo, pasamos al interior para proceder a la compra.

Ten una cosa presente: si tienes una tienda de decoración, ya sea de muebles, de objetos o regalos, hay que tratar de mostrar una apariencia atractiva. En el fondo, es un medio de comunicación directo con el público y la calle en general.

En el caso de que la presentación hacia el exterior sea buena, habrá una repercusión positiva y, por consiguiente, una venta. Por eso es tan importante cuidar la estética del escaparate.

Una apariencia correcta es símbolo de profesionalidad.

Distribución para una tienda de muebles

A la hora de colocar el mobiliario en el escaparate conviene tener en cuenta algunos parámetros propios del orden, proporción y espacio.

  • Es importante que se dispongan los artículos que consideres más atractivos, o que prefieres que se vendan antes. Si hay algún mueble interesante en stock, o que es novedoso, puede ser serio candidato a estar ahí.
  • Trata de establecer un canon entre los elementos, es decir, proporcionalidad y equilibrio. Si hay un sofá grande de primer plano, puede ser complementado con una mesilla pequeña, como si esta estuviese relacionada directamente con el sofá.
  • A un lado también puede colocarse alguna estantería, vitrina o mueble alto; solo así, se produce una distinción de alturas y se armoniza el espacio.
  • Si se desea incluir algún elemento de iluminación, las lámparas de pie deben ser algo secundario y situarse junto al artículo principal. De la misma manera, se puede hacer con una lámpara de mesa.
  • Finalmente, hay que tratar de dejar espacios entre los distintos recursos para oxigenar el lugar.

El principal propósito es representar un salón ideal, es decir, un ejemplo de cómo podría quedar en una casa. Así, la gente puede hacerse una idea de cómo quedaría en su salón.

Montar un escaparate para una tienda de artículos decorativos

En una tienda de decoración donde se venden jarrones, cuencos, espejos, percheros, figuras, cuadros, etc., montar un escaparate perfecto juega un papel fundamental: es el principal medio para atraer al público.

  • Ten presente dos zonas: una inferior, donde se coloquen objetos justo en el suelo del escaparate y otra que sea en altura, justo a la altura de las personas.
  • Al igual que en la tienda de muebles, coloca aquellos elementos que puedan ser más interesantes o que quieras vender.
  • En estos comercios pueden mezclarse los productos de distintos estilos y tipologías; eso sí, debe haber separación entre ellos para evitar la aglomeración y saturación del escaparate.
  • Otra opción es centrarse en un tipo de productos únicamente. Si la tienda tiene varios escaparates, entonces pueden seleccionarse los productos y distribuirlos adecuadamente.

Consejos sobre lo que se debe de evitar

Es fundamental tener en cuenta algunos consejos sobre lo que no le conviene a un escaparate. Muchas veces, se comenten simples errores que provocan una descompensación de las formas y los colores.

Debe haber una compensación de las alturas y de los formatos, es decir, que haya diversidad y, a su vez, complementariedad entre los recursos. Solo de esta manera se conseguirá la armonía en el conjunto y se dinamizará el espacio.

Además, no debemos olvidar la relación cromática. Interesa que pueda haber un vínculo adecuado entre los colores, que no exista tensión estética y, sobre todo, que resulte agradable a la vista. Los colores tostados contribuyen notablemente a esto. Así, conseguirás montar un escaparate perfecto para una tienda de decoración

Te podría interesar...
Decor TipsLeerlo en Decor Tips
La repercusión de la escuela Bauhaus en el interiorismo

A lo largo del siglo XX, hay que destacar la repercusión de la escuela Bauhaus en el interiorismo. Sin duda, es un centro de producción artística.



  • Marín Martínez, María Begoña: Escaparatismo y diseño de espacios comerciales, Paraninfo, 2016.


Licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Salamanca, posee conocimientos en distintas ramas del arte y la historia, concretamente en los campos del patrimonio histórico, la arquitectura, la pintura y la escultura; además, amplía su formación en el ámbito del diseño de espacios de interior, principalmente en la concepción espacial interna de las viviendas, cómo repercute la iluminación y la aplicación de las artes decorativas. En su trayectoria profesional, ha combinado sus dos grandes pasiones: la docencia en materia de arte e historia y los museos. Actualmente, trabaja como profesor de instituto y como redactor para Grupo M Contigo. Posee una amplia experiencia en el ámbito de la gestión cultural y la musealización de espacios expositivos, habiendo trabajado dentro de esta rama en el Museo del Ejército (Toledo). Sus investigaciones se centran en la comprensión de los principios fundamentales que rigen las artes, su exposición visual y su aplicación en el mundo del interiorismo. Por otro lado, ha trabajado como guía y gestor de sala de exposiciones en Romanorum Vita (La Caixa). A su vez, se especializa en la redacción de contenidos vinculados en distintas temásticas culturales y artísticas. Se considera un apasionado del cine, la música, la historia y la aplicación y desarrollo de las artes en sus distintas vertientes con presencia fundamental en las arquitecturas del presente.