Combinaciones de flores y plantas para enriquecer la decoración

29 Enero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
El color que aportemos en el hogar no debe venir únicamente de los muebles y objetos decorativos, también puede trabajarse a través de la relación entre plantas y flores.
 

Los interiores deben nutrirse de color y frescura. Para ello, no es necesario centrarse únicamente en la pintura de las paredes, también puede trabajarse a través de las combinaciones de flores y plantas para enriquecer la decoración. 

Muchas veces no sabemos realizar una relación cromática adecuada entre los recursos que ornamentan el hogar. El principal objetivo es conseguir un espacio adecuado, confortable y bien definido y, para lograr este propósito, es imprescindible que exista un diálogo entre los colores.

Incluir un toque verde y fresco en una vivienda nos ayuda a sentirnos mejor, favoreciendo el ambiente y tratando de transmitir esperanza. Por este motivo, las plantas son la fórmula más interesante para complementar y alcanzar un resultado del que poder sentirnos orgullosos.

Plantas pequeñas para interiores

Decorar el hogar con flores y plantas

La variedad de plantas de interior es muy amplia. Una de las más particulares es el Culantrillo, siendo un tipo de vegetal que se conforma por distintos ramajes de los que cuelgan hojas finas y esbeltas. Su color verde claro le otorga a los interiores alegría y ligereza, siendo una manera diferente de decorar el hogar.

 

La combinación de esta planta con otras de tamaño reducido hace que los interiores ganen en amplitud y puedan disponerse varias de ellas en distintos puntos. Así, se produce un equilibrio coherente en relación con los objetos decorativos.

El Árbol de Jade es otra de las especies que no tienen demasiado tamaño y que pueden resultar curiosas por las características que posee. Sus hojas curvas y redondeadas guardan cierto parecido con el Culantrillo, solo que su grosor es mucho más ancho.

– La búsqueda de una armonía interior se consigue a través de la relación entre el mobiliario y las plantas.-

5 tipos de combinaciones entre plantas y flores

Maceteros en la ventana

Existen dos tipos de vegetales: los que simplemente se conforman por el tallo y las hojas verdes y los que tienen esto mismo pero con un componente añadido: la flor. El aporte de color que hagamos es fundamental para el hogar, sobre todo para darle vida a las habitaciones. Descubre 5 tipos de combinaciones:

  1. El Aloe Vera es una planta que adquiere una forma peculiar, con hojas rígidas y en altura que proporcionan una atracción especial. Hay que recordar su función medicinal, por lo que podría relacionarse con flores como la Violeta Africana para contribuir en la sensación de bienestar.
  2. La Sansevieria es otra de las especies que más destaca en un interior. Sus hojas altas y delgadas resultan muy originales. Por este motivo, hay que señalar su posible relación con la Tillandsia, con la idea de poder hacer un espacio más innovador.
  3. Una de las plantas cuyas hojas adquieren gran dimensión es la Monstera. Esta tipología resulta más convencional y su combinación con otras flores no resulta difícil de hacer, guardando cierto parecido con el Anturio rojo a nivel morfolótico.
  4. El toque verde oscuro puede venir de la mano del Ficus Benjamina, una planta que alcanza gran altura y cuyas hojas se desprenden a lo largo de toda ella. En este caso, la mejor combinación puede hacerse siguiendo la línea del verde oscuro, como puede hacerse con la Drácena de hoja fina.
  5. Si lo que se quiere es destacar sin la necesidad de ocupar mucho espacio, una posibilidad sería la Palmera de salón, la cual puede relacionarse con otras flores tropicales como es la Guzmania roja, resultando realmente atractiva por su tonalidad.
 

La determinante contribución del color

Dormitorio zen.

En el caso de que se quiera aportar un color vibrante que atraiga todas las miradas, es necesario que recurramos a flores como son las Violas, las cuales pueden encontrarse en distintas tonalidades, destacando de forma más contundente las anaranjadas.

Estas ofrecen una estética particular y atractiva, pero si lo que se desea es resaltar más aún sus colores, debemos combinarlas con otras plantas que puedan proporcionar más verde a la estancia pero sin restarle protagonismo. Un ejemplo destacable es la Cinta, una de las más abundantes en los hogares.

En definitiva, la relación entre plantas y flores es algo sencillo, pero tampoco debemos subestimar el vínculo que exista entre ambas. Estudiando bien cada caso y sabiendo qué le queda mejor a cada vegetal, es la mejor manera de poder trabajar la estética interior del hogar y ofrecer una imagen mucho más interesante.

 
  • McCreary, Rosemari: Jardines de interior, Barcelona, Ceac, 2007.