Cómo tener una casa a prueba de alergias

Mónica Heras Berigüete·
31 Mayo, 2020
Queremos ayudarte a tener una casa a prueba de alergias. No te pierdas este artículo y descubre nuestros consejos.

Según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica, el 33% de los españoles tiene alguna alergia; entre ellas, una de las más comunes es a los ácaros. Por eso, es importante aprender a proteger tus espacios para tener una casa a prueba de alergias.

Con algunos sencillos consejos, podrás estar a salvo y seguro de lo estornudos, el picor de ojos y el incesante goteo de nariz. Se trata, básicamente, de ventilar, lavar y mantener el polvo lo más alejado posible. De esta forma, conseguirás que no afecte tanto tu día a día, especialmente ahora que pasamos más tiempo en casa. 

Ventila a diario para tener una casa a prueba de alergias

Ventilar el hogar

Con 10 minutos al día te será más que suficiente para renovar el aire de tu hogar. Como ya te hemos señalado en otras oportunidades, conviene que ventiles a diario seas o no alérgico.

En caso de que padezcas alergia al polen, evita hacerlo antes de las 10 de la mañana, puesto que suele haber más concentración en el ambiente. Por último, se recomienda que siempre que puedas abras varias ventanas para crear una ventilación cruzada.

En lo que al baño se refiere, pon especial atención a la hora de ventilar puesto que la acumulación de humedad es muy perjudicial para la gente que tiene algún tipo de alergia y, además, favorece la aparición de moho; esto puede traer serias consecuencias para tu familia. Por lo mismo, tiende las toallas y albornoces fuera para que les dé el aire y el sol y dos veces por semana lávalos con agua caliente.

No es mala idea que instales un extractor de aire que se active con el interruptor. Te ayudará a limpiar el aire de impurezas. Una buena ventilación diaria más un extractor aseguran una mejor calidad de aire en el hogar.

Mucho ojo con las alfombras

Aspirar el suelo bajo la cama

Si te gustan las alfombras tanto como a nosotros, tenemos que darte una mala noticia: son uno de los lugares favoritos para los ácaros. Pero no queremos que te deshagas de ellas, solo que las aspires a diario en el sentido contrario del pelo para eliminar mejor el polvo, los restos de pelo y toda la suciedad.

En cuanto al resto de textiles, te recomendamos que hagas lo mismo. Puedes pasar la aspiradora por el sofá y los cojines. Si estos tienen fundan y se las puedes quitar, mucho mejor porque podrás sacudirlas al aire libre y dejarlas impolutas.

Ni rastro de polvo

Para tener una casa a prueba de alergias, una de las claves está en evitar que se acumule el polvo en los muebles. Por esta razón, debes limpiarlos un día sí y otro no.

Utiliza una bayeta de microfibra porque atrapa mejor el polvo. No te olvides de mover los muebles que están pegados a la pared o en los rincones para limpiar bien las traseras. 

Una casa a prueba de alergias: la cocina

Limpiar la cocina para tener una casa a prueba de alergias

Es una de las áreas que solemos olvidar cuando luchamos contra las alergias y es un error. ¿Sabes que hay algo que evita que los alérgenos se esparzan por toda la casa?

Pon la campana extractora cada vez que cocines para evitar humos y olores. De paso, aspirará las partículas de polvo y otros causantes de tu malestar que suelen estar suspendidos en el aire. 

Por otra parte, seca muy bien todas las superficies, desde el fregadero y la encimera hasta los cajones. Recuerda que los ácaros aman la humedad y el calor. Al terminar, remata con algún desinfectante contra el moho para dejarla perfecta.

Pasemos al dormitorio

Si tienes algún tipo de alergia, te recomendamos que uses ropa de cama de tejidos orgánicos como el algodón o el lino, y fundas de colchón, almohadas y edredones antiácaros, antibacterias y antihongos. Esto y un lavado constante a una temperatura de 50 ºC, mantendrán alejados a los ácaros. No te olvides de sacudir tus almohadas, cojines y especialmente el colchón periódicamente.

Por último, te recomendamos que para tener una casa a prueba de alergias evites la acumulación. Si tienes muchos objetos, es inevitable que se llenen de polvo y ya sabes lo mal que le sienta eso a tus pulmones.

Cuidado con tener alfombras de pelo largo, peluches o libros en el dormitorio y si tienes mascotas, evita que duerman contigo. Tomando esta serie de cuidados, podrás respirar mejor y disfrutar de la primavera sin tantos estornudos.

Imagen principal: People photo created by freepik – www.freepik.com