Arquitectura y moda, inspiración mutua

05 Julio, 2019
Este artículo ha sido escrito y verificado por arquitecto Renato Alonso Ampuero Rodríguez
Arquitectura y moda son dos disciplinas que comparten inspiración y que han ido de la mano con un mismo objetivo: convertir sus diseños en arte.

La arquitectura y la moda tienen una relación de inspiración mutua. Esta relación no se basa solo en que comparten lenguajes similares, sino que va más allá y se basa en una relación más fuerte. El lenguaje de moda y arquitectura se basa en estructuras, ritmos, proporciones, texturas, colores y creatividad.

Esta dicotomía trata de hacernos más simple nuestra vida, con cosas tan básicas como el cubrirnos el cuerpo y poner un techo sobre nuestras cabezas. Moda y arquitectura buscan la belleza a través de estas dos necesidades básicas del ser humano. Lo poético y lo sublime se convierten en el hilo conector entre arquitectura y moda.

Coco Chanel definió de una manera magistral la relación entre arquitectura y moda con su célebre frase: “la moda es arquitectura, es una cuestión de proporciones”. Es por ello que las ideas de arquitectos y diseñadores de moda son compartidas en cuanto a su visión de proporciones y volúmenes.

Arquitectura y moda, buscando el equilibrio

Equilibrio entre arquitectura y moda.

Aunque los materiales y las técnicas aplicadas son distintas, arquitectos y diseñadores mantienen las proporciones. Muchas veces nos sorprenden con ideas rompedoras que crean nuevas maneras de entender estas disciplinas.

En resumen, arquitecto y diseñador buscan un mismo objetivo: hacer de la vida y del mundo un mejor lugar. Un lugar donde nos sintamos lo mejor posible. La búsqueda constante del equilibrio perfecto entre creatividad y funcionalidad es un objetivo común para ambos.

Además, arquitectura y moda tienen su génesis en un proceso similar. Estas nacen con un boceto, una idea plasmada en papel que va tomando cuerpo a través de volúmenes y proporciones. Por lo tanto, el equilibrio entre estos dos elementos es la búsqueda constante en estas disciplinas.

Inspiración mutua

Diseño de moda.

El mundo de la moda se encuentra plagado de diseñadores con formación de arquitecto. El ejemplo más conocido es el del diseñador vasco Balenciaga, considerado el primer arquitecto de la moda. Este diseñador apuesta por la geometría y la simplicidad de las líneas en sus diseños.

Asimismo, este diseñador sostenía: “Un buen modisto debe ser arquitecto para los patrones, escultor para la forma y pintor para los dibujos”. Balenciaga irrumpe en el mundo de la moda dotando sus diseños de volúmenes y costuras invisibles a modo de esculturas.

Otro ejemplo es el de Josep Font, diseñador que proviene del mundo de la arquitectura. Estudió arquitectura y moda y patronaje, dejando patente su inspiración en cada diseño de Delpozo. Sus diseños le dan importancia al espacio y al movimiento.

De esta manera, todos estos diseñadores trasladaron con maestría su formación previa al mundo de la moda. En contraste, tenemos ejemplos de arquitectos famosos que incursionaron en el mundo de la moda.

Entre los arquitectos más renombrados tenemos a Zaha Hadid, Frank Gehry o Philip Beesley. Estos diseñaron zapatos, bolsos, joyas y, además, colaboraron en colecciones completas.

La arquitectura, el escenario para la moda

Pasarela de Chanel de Zaha Hadid.
Pasarela de Chanel / detarkarquitectura.blogspot.com

La relación entre arquitectura y moda se ve reforzada con las tiendas diseñadas para firmas de lujo. Las marcas de moda ya no solo quieren ocupar las calles más importantes de las ciudades, sino que buscan las ideas de arquitectos reconocidos.

Esta es una de las formas que tienen las marcas para lograr diferenciarse de la competencia. Es gracias a esto que dotan a sus tiendas de espacios que invitan a comprar y que reflejan su estilo. Muchas de estas tiendas ocupan edificios enteros y se han convertido en los nuevos reclamos del turismo en ciudades importantes.

Desde Los Ángeles hasta Madrid, grandes ciudades albergan tiendas exclusivas diseñadas por arquitectos de renombre. La lista de grandes arquitectos que intervienen en tiendas de moda sigue creciendo cada año.

Arquitectos de la talla de Tadao Ando, Rem Koolhaas, Herzog and de Meuron o Kengo Kuma han desarrollado tiendas para grandes firmas de moda. Por otra parte, en las últimas décadas han sido muchas las marcas de moda que han elegido edificios famosos para presentar sus colecciones.

Hace unos años, Louis Vuitton eligió el espectacular edificio del Museo de Arte Contemporáneo de Niteroi, en Río de Janeiro, para presentar su colección. Este edificio es una obra emblemática del arquitecto brasileño Oscar Niemeyer.

Asimismo, tenemos a grandes firmas de moda que prefieren encargar la escenografía interior a renombradas oficinas de arquitectura. Chanel es una de las firmas que prefiere esta práctica, ya que colaboraba con la fallecida arquitecta Zaha Hadid, creando escenografías minimalistas espectaculares.

Sin duda, la arquitectura y la moda se inspiran de manera mutua, compartiendo una misma visión estética. La finalidad de los arquitectos y los diseñadores de moda es la misma: emocionar a través de sus trabajos.