Adaptaciones del hogar para la tercera edad

30 Enero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
Los ancianos requieren toda nuestra atención y protección; por eso, se hace imprescindible que adaptemos la vivienda a sus necesidades.

El periodo de la vejez es un momento complicado; se padecen achaques físicos y esto puede suponer un problema en casa. Por ello, se hace imprescindible que intervengamos y tratemos de acondicionar los espacios y establecer, así, adaptaciones del hogar para la tercera edad.

Es importante señalar que los ancianos pueden verse limitados en muchos aspectos, ya sea para entrar a la ducha o a la bañera, para caminar por el pasillo, meterse en la cama o, simplemente, para poder sentarse.

Por estos motivos, es tan importante prevenir, interviniendo el hogar. El principal propósito es que se prevengan las caídas o cualquier otro tipo de daño físico; por eso, no hay que escatimar en gastos e invertir en salud.

Adaptaciones del hogar para la tercera edad, el baño

Baños adaptados para la tercera edad
Imagen: pinterest.es

El cuarto de baño es un lugar peligroso. El agua puede ser un problema, pudiendo provocar resbalones. Por eso, en el caso de la ducha convendría tener algunos agarres para que puedan sentirse más seguros al entrar o al salir; eso sí, es conveniente que siempre haya una persona para supervisar.

En cuanto al lavabo y el váter, también conviene tener algunos apoyos para poder sentarse de forma estable sin el riesgo de caídas. ¿Qué utilidad pueden tener las barras laterales en el lavabo? Pueden ser útiles para reclinarse a lavarse la cara o las manos.

A ser posible, el suelo debería ser antideslizante y rugoso, con el fin de que se pueda evitar también el deslizamiento involuntario. No cabe duda que el cuarto de baño es una zona insegura para los ancianos; sin embargo, está en nuestras manos que podamos prevenir cualquier peligro.

– Trata de cuidar a las personas mayores, se merecen toda nuestra atención.-

3 recursos fundamentales para el dormitorio

Adaptaciones del hogar para la tercera edad
Imagen: pinterest.es/

Es posible que algunos ancianos no puedan incorporarse bien en la cama y los cuidadores no puedan hacerse con todo el peso de estas personas; por eso, surge la posibilidad de recurrir a la tecnología como principal medio para solventar este tipo de inconvenientes.

A continuación, se presentan 3 recursos que nos ayudarán en el día a día en el propio dormitorio:

  1. Cada vez se recurre más a las grúas de elevación. Pueden situarse junto a la cama, no ocupando demasiado espacio, aunque pueden resultar un tanto aparatosas. Se conforman por un brazo articulado alargado con un asiento, cuyo objetivo es poder desplazar a las personas para subirlas y bajarlas de la cama.
  2. Las barandillas son imprescindibles para poder evitar las caidas; es una medida de seguridad muy eficiente. A todos nos ocurre que al soñar nos movemos en la cama; sin embargo, los ancianos no llegan a tener los reflejos adecuados para evitar una posible caida hacia el suelo.
  3. Por otro lado, también está la posibilidad de adaptar la cama a las condiciones vitales de estas personas, disponiéndolas más bajas de lo habitual o a través de un sistema electrónico que puede subir y bajar el somier y el colchón, como ocurre en los hospitales.

Adaptaciones del hogar para la tercera edad, las escaleras

Reformar la casa para la tercera edad

Si residimos en un chalet o en una vivienda con escaleras, existe una solución muy interesante para evitar cualquier tipo de sobreesfuerzo y los accidentes domésticos.

La denominada silla elevadora o salvaescaleras es un medio factible para asceder si necesidad de realizar ningún esfuerzo. Resulta realmente sorprendente su funcionalidad, comodidad y eficiencia.

Se conforma por un asiento acolchado que circula por unos railes colocados en las paredes, con el fin de que no se quite espacio a las escaleras. De forma electrónica, puede manipularse un sistema de control que permita el desplazamiento lento de la silla.

Caminar de forma independiente por la casa

Como no podemos estar pendientes de las personas mayores a tiempo completo, también es preciso que facilitemos la posibilidad de que caminen solos por la casa.

Una manera de trabajar la adaptación de la vivienda es a través de barandillas y apoyabrazos en las paredes. De esta manera, se les permite caminar y desplazarse lentamente, teniendo un soporte cómodo constantemente.

En realidad, las adaptaciones para el hogar pueden resultar algo costosas, pero son una medida funcional para evitar todos los riesgos y peligros a los que se enfrentan las personas de la tercera edad.

  • Manel N'tab, Jean Baptiste: Vivienda saludable total, CreateSpace Independent Publishing Platform, 2015.