5 tipos de radiadores para el hogar

La calefacción del hogar debe ser un componente esencial para el bienestar; para ello, es imprescindible tener una instalación que se complemente, a su vez, con la decoración.
5 tipos de radiadores para el hogar

Escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez el 06 Diciembre, 2020.

Última actualización: 06 Diciembre, 2020

En invierno, se agradece tener una buena calefacción. El objetivo es que nos sintamos cómodos, en todos los sentidos, pero, para lograr este propósito, es imprescindible que tengamos una buena instalación; por eso, vamos a conocer 5 tipos de radiadores para el hogar.

Si echamos un vistazo al mercado, existen diferentes tipologías. Algunos ofrecen diseños realmente sorprendentes; de todos modos, lo que más nos interesa es que sean funcionales, eficaces y proporcionen un rendimiento de calidad.

En el fondo, se convierten en un recurso más de la decoración. Pueden colaborar a nivel estético y contribuir con el conjunto. En lugar de ocultarlos o dejarlos en un plano secundario, ¿por qué no aplicarles cierto protagosnimo y presumir de un diseño que llame la atención?

1. La tipología tradicional no pasa de moda

Uno de los modelos que mayor recorrido tiene es el de formato tradicional. Se suele disponer en la mitad inferior de la pared y no suele abarcar demasiado tamaño: 700 centímetros de alto por 100 de ancho aproximadamente.

Se suelen fijar en la pared con el fin de que no sean un impedimento en el espacio y que se adapten de una forma cordial y sencilla. En este caso, se busca la funcionalidad ante todo.

No obstante, los hay que llegan a ser alargados si el lugar donde se encuentra tiene muchos metros cuadrados. Esto se debe a la necesidad de proporcionar calor y lograr la eficiencia energética; sin embargo, en el hogar recurrimos a los más básicos.

Un sistema de calefacción no solo es el calor, también los recursos que lo componen.

2. Radiadores de formato vertical

Para estancias como el baño o la cocina quedan muy bien los de formato vertical. Se diferencian claramente de otras tipologías y ofrecen una serie de cualidades que resultan muy significativas:

  1. El calor se difunde tanto en las zonas bajas como en altura; de esta manera, se consigue una difusión mucho más completa, abarcando todo el conjunto de una forma más efectiva.
  2. Ofrece un rendimiento mayor para momentos en los que necesitamos una buena calefacción. Por ejemplo, cuando salimos de la ducha sentimos frío al instante, por este motivo se convierte en una buena aportación.
  3. Obviamente, van a tener una presencia relevante en la habitación; es decir, van a llamar mucho la atención. De ahí la posibilidad de decorarlos de una forma más cordial o pintarlos con un color atractivo.

3. Diseños antiguos para las casas actuales

Este se considera uno de los tipos de radiadores que quedan exentos de la pared pero no alejada de ella. Antiguamente, este era el planteamiento que se realizaba en las casas más pudientes de la primera mitad del siglo XX.

Los tubos quedan perfectamente separados entre sí sin llegar a ser una pieza opaca o cerrada. Además, tienen patas en la parte inferior para lograr una mayor sujeción y estabilidad.

Estéticamente, pueden poseer relieves por encima y colores relucientes como el beige, dorado, plateado, blanco, etc. Sin duda, son una buena contribución para la armonía del conjunto.

Una aplicación vintage con cierto toque modernista.

4. Tipos de radiadores con diseños contemporáneos

Hoy en día, se han llevado a cabo diferentes diseños con los que ofrecer un aspecto más contemporáneo al hogar; de hecho, llegan a demostrar cierto carácter futurista e innovador.

La idea es que se llegue a cierto grado de modernidad, siendo diseños muy apropiados para pisos de ciudad. En realidad, llegan a considerarse piezas decorativas e, incluso, artísticas.

Esto no quiere decir que pierdan eficacia en su funcionamiento. Suelen tener una estructura sofisticada que se expone hacia el exterior bajo unos preceptos vanguardistas y atrevidos. En otras palabras, una manera defierente de completar la estética de los interiores.

5. Útiles para el secado de toallas

Los radiadores para el secado de toallas están ganando cada vez más presencia en las casas. Se disponen en la pared a modo de toallero y poseen un sistema vertical apropiado para el calentamiento del espacio y, por otro lado, útil para el secado de toallas.

Estas se pueden colocar encima de los tubos que se organizan de forma horizontal y bien acondicionados. De este modo, se obtiene un doble resultado y se alcanza el bienestar.

En definitiva, hemos podido comprobar la existencia de diferentes tipologías. Todos guardan patrones comunes, pero también ofrecen diseños diversos.

Te podría interesar...
Decor TipsLeerlo en Decor Tips
3 maneras de ocultar los radiadores de casa

Te mostramos 3 maneras de ocultar los radiadores de casa. Podrás seguir teniendo el mismo calor pero mostrando una estética decorativa.



  • Ahern, Abigail: Cómo decorar tu piso, Océano Ambar, 2010.

Licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Salamanca, posee conocimientos en distintas ramas del arte y la historia, concretamente en los campos del patrimonio histórico, la arquitectura, la pintura y la escultura; además, amplía su formación en el ámbito del diseño de espacios de interior, principalmente en la concepción espacial interna de las viviendas, cómo repercute la iluminación y la aplicación de las artes decorativas. En su trayectoria profesional, ha combinado sus dos grandes pasiones: la docencia en materia de arte e historia y los museos. Actualmente, trabaja como profesor de instituto y como redactor para Grupo M Contigo. Posee una amplia experiencia en el ámbito de la gestión cultural y la musealización de espacios expositivos, habiendo trabajado dentro de esta rama en el Museo del Ejército (Toledo). Sus investigaciones se centran en la comprensión de los principios fundamentales que rigen las artes, su exposición visual y su aplicación en el mundo del interiorismo. Por otro lado, ha trabajado como guía y gestor de sala de exposiciones en Romanorum Vita (La Caixa). A su vez, se especializa en la redacción de contenidos vinculados en distintas temásticas culturales y artísticas. Se considera un apasionado del cine, la música, la historia y la aplicación y desarrollo de las artes en sus distintas vertientes con presencia fundamental en las arquitecturas del presente.