5 medidas para ahorrar en la factura del agua

Es momento de echar una mano al planeta y ahorrar agua siempre que podamos. A través de las siguientes medidas podemos reducir el consumo y no pagar tanto en la factura.

Escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez en 29 Enero, 2021.

Última actualización: 29 Enero, 2021

A nivel mundial se han llevado a cabo distintas medidas para paliar la desertificación y mejorar el medio ambiente. Está en nuestras manos que podamos dejar un planeta en mejores condiciones para las siguientes generaciones; por eso, vamos a conocer 5 medidas para ahorrar en la factura del agua.

En el hogar solemos utilizar distintos dispositivos y recursos para favorecer la higiene personal. Empleamos la ducha, el váter, el lavabo, el lavavajillas, la lavadora, etc. Todo esto consume mucha agua y si somos varios miembros en la familia, el gasto se multiplica.

El problema puede ser mayor si añadimos que el precio de la factura se incrementa al hacer un consumo elevado. Nos encontramos con cifras estratosféricas que hacen justicia a nuestro día a día. Por tanto, es momento de buscar soluciones.

1. Los electrodomésticos también gastan

Muchas veces cometemos el error de poner una lavadora con poca ropa o encender el lavavajillas con pocos platos. En lugar de hacer esto, ¿por qué no nos esperamos a completar con el mayor número de accesorios?

Podemos conseguir el mismo resultado y, a su vez, no derrochamos tanta agua. De este modo, llegamos a cumplir un mismo objetivo y con un nivel de eficiencia mayor, ya que estamos limpiando los cacharros a la vez que beneficiamos a nuestro bolsillo y a la naturaleza.

Aunque no lo parezca, si realizamos esta acción durante un período largo de tiempo, comprobaremos que el ahorro es considerable. Al cabo de la semana habremos reducido el uso de estos electrodomésticos un 40 %.

Poco a poco, se consiguen resultados positivos.

2. No despilfarrar cuando nos duchamos

Estamos de acuerdo en que el aseo diario es necesario. Una buena ducha cada día nos ayuda a sentirnos bien y estar más higienizados. Sin embargo, no sabemos cómo gestionarlas adecuadamente; por eso, hay que tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Se ha podido comprobar que es en la ducha donde más agua desperdiciamos. Mientras nos enjabonamos tenemos el grifo abierto pensando que va a ser poco tiempo pero, si sumamos todo lo de un año, nos asustaríamos de ver las cifras.
  • El proceso más adecuado es el siguiente: abrimos la ducha, nos mojamos y la apagamos; a continuación, procedemos al uso del gel y el champú. Finalmente, nos aclaramos rápidamente y en muy poco tiempo conseguimos un resultado eficaz.
  • Otra cuestión a tener en cuenta es no estar mucho tiempo bajo el agua. Se estima que podemos llegar a gastar entre 150 – 200 litros de agua en una ducha y, en realidad, estos datos podrían reducirse si nos lo proponemos.

3. ¿Qué es mejor, una ducha o un baño?

Si tenemos bañera en casa, probablemente la habremos llenado en más de una ocasión. En lugar de hacer baños relajantes a menudo, podemos hacer duchas rápidas y un día a la semana el baño que tanto deseamos.

No obstante, si podemos evitar el llenar la bañera, pues mucho mejor. Esto supone una cantidad de agua realmente considerable, mientras que la ducha requiere menos cantidad y, al fin y al cabo, la acción es más rápida.

Al final, lo que solemos hacer es gastar por gastar.

4. El baño seco ecológico: ahorro en la factura del agua

Todos los días utilizamos el váter. Esto supone tirar de la cadena en cada uso; esto supone hasta 10 litros de agua cada vez que apretamos el botón para que eliminar los residuos.

Obviamente, hay que emplear el agua para obtener higiene. En cambio, existen otras soluciones como el baño seco ecológico. Para ello, se emplea serrín o productos especiales para evitar los malos olores; por tanto, no se emplea el agua en ningún momento.

Este recurso está presente en viviendas de campo o rurales. En pisos de ciudad es poco habitual encontrarlo, pero la gente cada vez está más concienciada y recurre a estos dispositivos para ayudar al medio ambiente.

5. Uso del agua en la limpieza

Para realizar la limpieza del hogar necesitamos el agua para distintos usos. Si vamos a fregar los suelos, podemos utilizar el mismo agua para todos. De la misma manera, los trapos de limpiar el polvo se pueden lavar todos al mismo tiempo.

Siempre que podamos, es conveniente no recurrir únicamente al agua como solución. Realmente, existen otras medidas que pueden ser útiles para ahorrar en la factura del agua.

Te podría interesar...
Mi DecoraciónLeerlo en Mi Decoración
¿Cómo ahorrar en la factura de la luz durante el invierno?

Es importante conocer algunas fórmulas con las que saber cómo ahorrar en la factura de la luz durante el invierno y seguir disfrutando de la casa.



  • Buendía Abril, Pedro et al.: El agua: un recurso escaso, Secretaría General Técnica, 2010.

Licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Salamanca, posee conocimientos en distintas ramas del arte y la historia, concretamente en los campos del patrimonio histórico, la arquitectura, la pintura y la escultura; además, amplía su formación en el ámbito del diseño de espacios de interior, principalmente en la concepción espacial interna de las viviendas, cómo repercute la iluminación y la aplicación de las artes decorativas. En su trayectoria profesional, ha combinado sus dos grandes pasiones: la docencia en materia de arte e historia y los museos. Actualmente, trabaja como profesor de instituto y como redactor para Grupo M Contigo. Posee una amplia experiencia en el ámbito de la gestión cultural y la musealización de espacios expositivos, habiendo trabajado dentro de esta rama en el Museo del Ejército (Toledo). Sus investigaciones se centran en la comprensión de los principios fundamentales que rigen las artes, su exposición visual y su aplicación en el mundo del interiorismo. Por otro lado, ha trabajado como guía y gestor de sala de exposiciones en Romanorum Vita (La Caixa). A su vez, se especializa en la redacción de contenidos vinculados en distintas temásticas culturales y artísticas. Se considera un apasionado del cine, la música, la historia y la aplicación y desarrollo de las artes en sus distintas vertientes con presencia fundamental en las arquitecturas del presente.