3 tipos de arcos para las estructuras interiores

La estructura de la propia casa puede contribuir en la decoración, pero también a la hora de generar un ambiente y ofrecer una imagen distinguida.

Escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez en 21 Febrero, 2021.

Última actualización: 21 Febrero, 2021

La infraestructura de un edificio no solo se compone de paredes, suelos y techos, también existen otras posibilidades que, al fin y al cabo, pueden ofrecer un significado estético alternativo; por eso, vamos a conocer 3 tipos de arcos para las estructuras interiores.

Conviene señalar que, generalmente, no solemos utilizar recursos de este tipo. Una vivienda se suele configurar por los elementos constructivos esenciales como para sostener la estructura, especialmente las vigas y las columnas.

Sin embargo, existen otros componentes que resultan muy interesantes y que pueden contribuir de forma positiva en todo el conjunto. Si queremos despertar la curiosidad de los invitados o convertir los espacios en lugares más personalizados, entonces tenemos la oportunidad de generar un ambiente diferente.

1. El arco escarzano: esbeltez y amplitud

Una de las tipologías que se encuentran habitualmente en las casas es el arco escarzano que se caracteriza por su dimensionalidad y amplitud. En su diseño, la curvatura se cierra antes de lo previsto al coincidir en el punto de convergencia con la recta.

Tiene su origen, fundamentalmente, con los romanos. Ellos deciden emplearlo en sus edificios y diferenciarse, así, de los griegos, quienes solían utilizar los sistemas arquitrabados.

De este modo, se produce un efecto óptico realmente particular, como si de repente se cortara el propio arco; no obstante, este no pierde su eficacia constructiva; es decir, sigue siendo un elemento estructural que permite la sujeción de la parte superior.

Su aplicación se puede establecer en distintos lugares de la casa. En el pasillo, en el comedor o en el salón podemos hacer que participe activamente y de forma relevante. Se transmite más elegancia y el propio espacio se convierte en un escenario más significativo.

Una forma de complementar y relacionar la arquitectura con la decoración.

2. El arco de medio punto: clasicismo para el hogar

El arco de medio punto se posiciona entre las tipologías clasicistas del interiorismo. No ofrece mayor complejidad en su apariencia ni tampoco llega a ser un elemento diferencial; realmente, se muestra un sistema conservador y convencional. Veamos cómo se puede trabajar en el hogar.

  • Del mismo modo que el anterior, también genera cierta distinción en el conjunto. En el pasillo o el salón se consolida como un elemento singular, capaz de sorprender por su aparición en la casa; sin embargo, estamos bastante acostumbrados a encontrarlo en otros lugares públicos o monumentos.
  • Si tenemos un espacio a dos alturas, puede ser útil para distinguir el paso intermedio entre ambas partes. Se le otorga, así, un nivel de importancia superior al posicionarse bajo una disposición diferente.
  • De la misma manera se configura en la entrada de la casa al servir de arco de acceso que engalana y afirma la importancia del lugar. Se sigue un esquema parecido a los palacios antiguos.
  • Otra de sus cualidades es la sofisticación. No cabe duda de que, según su formato y disposición, resulta atractivo y muy vistoso y ensalza el entorno de una forma mucho más directa.

3. El arco carpanel: otra manera de ambientar los interiores

A la hora de destacar un tipo de arco que favorezca la estética general, es el carpanel uno de los más interesantes. Se caracteriza por tener sus lados más curvos y enlazar con la recta lateral de forma gradual. Dentro de las estructuras interiores, este es uno de los ejemplares más elegantes.

Ya en época del Renacimiento tuvo un gran reconocimiento. Se encontraba, especialmente, en las portadas, de ahí que tengamos una oportunidad muy buena de trabajarlo en la entrada de casa.

De todos modos, tenemos otra posibilidad: su aplicación en zonas comunes como son, por ejemplo, el salón con el fin de dividir los espacios; incluso, pueden enlazarse tres seguidos y apoyarse sobre columnas esbeltas.

Es momento de realzar la imagen interna de casa.

¿Por qué decorar con arcos?

No se puede decir que sean objetos o muebles para ornamentar, pero sí que pueden contribuir destacando por sí mismos al formar parte de las estructuras interiores. Podemos comprobar que son una buena apuesta y dinamizan el ambiente.

En este sentido, ¿qué pueden aportar? Si nos detenemos en este asunto nos daremos cuenta de las sensaciones positivas que transmiten. Además, rompen con la tendencia de mostrar únicamente vigas y columnas, cuando en realidad tenemos esta otra oportunidad.

Te podría interesar...
Mi DecoraciónLeerlo en Mi Decoración
La aplicación de las paredes curvas en la construcción

Resulta muy interesante que podamos trabajar la aplicación de las paredes curvas en la construcción, básicamente porque ayudan a dinamizar los espacios.



  • AA. VV.: Nuevas formas: revista de arquitectura y decoración, Edarba, 1935.
  • Ventura, Anna: 1000 ideas prácticas en decoración del hogar, Universe Publishing, 2003.

Licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Salamanca, posee conocimientos en distintas ramas del arte y la historia, concretamente en los campos del patrimonio histórico, la arquitectura, la pintura y la escultura; además, amplía su formación en el ámbito del diseño de espacios de interior, principalmente en la concepción espacial interna de las viviendas, cómo repercute la iluminación y la aplicación de las artes decorativas. En su trayectoria profesional, ha combinado sus dos grandes pasiones: la docencia en materia de arte e historia y los museos. Actualmente, trabaja como profesor de instituto y como redactor para Grupo M Contigo. Posee una amplia experiencia en el ámbito de la gestión cultural y la musealización de espacios expositivos, habiendo trabajado dentro de esta rama en el Museo del Ejército (Toledo). Sus investigaciones se centran en la comprensión de los principios fundamentales que rigen las artes, su exposición visual y su aplicación en el mundo del interiorismo. Por otro lado, ha trabajado como guía y gestor de sala de exposiciones en Romanorum Vita (La Caixa). A su vez, se especializa en la redacción de contenidos vinculados en distintas temásticas culturales y artísticas. Se considera un apasionado del cine, la música, la historia y la aplicación y desarrollo de las artes en sus distintas vertientes con presencia fundamental en las arquitecturas del presente.