Los 3 estilos decorativos más comunes en pisos de ciudad

18 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el historiador del arte Francisco Jiménez
En un piso de ciudad ¿cuál es el estilo que mejor queda? Tenemos distintas posibilidades y, por eso, conviene conocerlas para tomar la decisión que más nos agrade.

La sociedad recibe una clara influencia del entorno donde reside. De ahí que las características propias de las viviendas estén asociadas al lugar donde se ubican; por eso, vamos a conocer los 3 estilos decorativos más comunes en pisos de ciudad.

El diseño de los interiores se inspira en otras fórmulas que están de moda o que se encuentran a la vanguardia del momento. No hay que olvidar que el mundo globalizado hace que llegue la información de una manera más directa y rápida.

De la misma manera que una casa de campo confluye con la naturaleza o una de pueblo posee cualidades campestres y rurales, en el caso de las que están en las grandes urbes encontramos un caso parecido. Por tanto, decoración y localización son conceptos relacionados entre sí.

1. El estilo contemporáneo en decoración

Estilo londinense contemporáneo.
Estilo londinense / homeaway.es

El primer estilo que vamos a trabajar es el contemporáneo. Es bastante común en pisos de ciudad, hasta tal punto que se encuentra perfectamente relacionado con el carácter avanzado y moderno de la sociedad actual.

Se caracteriza por ser diáfano, espacioso y funcional. El mobiliario se distingue por tener recursos que, en el fondo, cumplen con la misión estética de proporcionar comodidad física y visual. Se emplean sofás alargados chaise longue, mesas bajas, líneas depuradas y cierta plasticidad.

Los electrodomésticos son modernos, grandes y con todo lujo de detalles, al igual que ocurre con la iluminación, que es cálida, sencilla y con lámparas de techo o de pie que, aparentemente, pueden parecer esculturas.

En cuanto a los colores, los neutros son los predominantes, pudiendo ser contrastados por algunos más radiantes; sin embargo, estos últimos aparecen de forma anecdótica. Los grises, blancos, beige, negros, azules oscuros, etc., son los más comunes, vistos en materiales como la piedra (granito, pizarra…) y la madera tratada.

Un estilo apropiado para lofts y estudios.

2. El estilo minimalista: pasión por las rectas

Las líneas rectas son la cualidad principal del estilo minimalista. Las formas quedan completamente depuradas y la funcionalidad toma protagonismo en todo momento. En el fondo, se aproxima en gran medida al estilo mencionado en el apartado anterior. Veamos algunas de sus características principales:

  1. El mobiliario es sencillo y práctico. No se observan extravagancias o detalles decorativos demasiado precisos, por lo que las formas quedan definidas de una manera sutil. Así, se puede percibir en el sofá, las mesas, las sillas, la cama, etc.
  2. La lisura de las superficies queda patente en cualquier parte. Todo el conjunto queda simplificado a las estructuras básicas, donde los ángulos rectos y las líneas rectas se limitan a mostrar los principios básicos de cada recurso.
  3. A nivel cromático, ocurre algo semejante al estilo contemporáneo: uso de tonalidades neutras y búsqueda de la complementariedad; es decir, no se trata de experimentar fórmulas que generen tensión estética.
  4. Las geometrías toman cierta relevancia. Los rectángulos, óvalos o círculos se encuentran en los distintos elementos decorativos: alfombras, espejos, mesas, asientos, etc. La idea es que se reduzca todo el conjunto a un concepto funcional que sea cómodo para la habitabilidad.

3. El estilo urban style: un concepto callejero

La calle puede servir de inspiración para la aplicación de distintos recursos que ayuden a romper las típicas formalidades estéticas. Con esto nos estamos refiriendo a la aplicación de planteamientos originales a través de un estilo rompedor: el urban style.

Un caso en particular son los muros, donde se pueden disponer materiales como el ladrillo o la piedra que recuerdan a las estructuras exteriores de los edificios. Es una manera de romper con la dinámica habitual de la construcción.

A su vez, pueden quedar visibles tuberías, conductos del aire y lucernarios que demuestren una actitud más novedosa, aproximándonos al estilo industrial.

Otros elementos útiles para ornamentar los espacios son, por ejemplo, una motocicleta, cuadros contemporáneos, esculturas, luces de neón, mesas de metal, aparatos tecnológicos de última generación, etc.

¿Qué estilo escoger?

Para los pisos de ciudad podemos utilizar cualquiera de estos estilos. Lo más importante es que estemos decididos a trabajar, desde un principio, con las características básicas que lo caracterizan. Solo así alcanzaremos nuestro objetivo.

Se podría determinar que, en el mundo del interiorismo, los planteamientos contemporáneos están siendo trabajados por diseñadores que deciden romper con las líneas clásicas y abrir nuevos horizontes estéticos hacia un estilo personalizado.

Photo by iD INTERIORS on Unsplash

  • Quan, Diana: El paraíso es tu casa, Barcelona, Penguin Random House, 2017