Una mini lavandería en el baño. ¿Qué te parece?

20 Diciembre, 2019
Este artículo ha sido escrito y verificado por la interiorista Goretti Ayubes
¿Eres de los que piensa que los cuartos de baño solo cumplen una función en nuestra vivienda? Pues sigue leyendo con atención este artículo porque aclararemos definitivamente tus dudas.

¿Te has planteado alguna vez crear una mini lavandería en tu baño? Tenemos que decirte que no es una mala idea, ya que resultaría muy práctica en viviendas con pocos metros, donde aprovechar el espacio es muy importante.

Cuando no se dispone de una zona concreta para lavar y tender, es una buena opción destinar un rincón del cuarto de baño para la lavadora y la secadora o el tendedero y la ropa sucia.

Para que esta tarea no te complique la vida, te vamos a dar una serie de pautas que te ayudarán a la hora de crear una mini lavandería en tu baño.

Una mini lavandería. Soluciones prácticas

Mini lavandería en el baño
Imagen: guiaparadecorar.com

Seguro que tendrás un montón de preguntas: ¿cómo camuflo la lavadora en el cuarto de baño?, ¿dónde la coloco?, ¿debo renunciar a tener secadora?… ¡Resolveremos tus dudas!

La mejor solución para camuflar la lavadora es integrarla dentro de la estética del cuarto de baño, para ello te recomendamos construir un mueble a medida, de esta forma, no quedará expuesta a simple vista.

A veces, por razones de espacio, deberá renunciarse a la secadora o, si se prefiere, adquirir una lavadora-secadora. También te recomendamos comprar un modelo lo más pequeño posible.

Si el cuarto de baño es grande, es posible elegir un mueble independiente sobre el cual pueden colocarse unas baldas que nos serán muy prácticas para colocar la ropa limpia.

Si la estancia es de dimensiones reducidas, una buena opción es poner la lavadora bajo el lavamanos, en un armario cerrado con puertas. Esta solución nos ayudará a aprovechar al máximo el espacio.

Tender la ropa

Es importante tener en cuenta, que si nuestro baño no dispone de buena ventilación o si solo hay uno en toda la casa, puede resultar inconveniente tener la ropa tendida en él ya que algún miembro de la familia podría necesitar usarlo.

Si lo planteado anteriormente no fuera nuestro problema, tendríamos vía libre para tender nuestra ropa y la de nuestra familia en esta estancia sin crear complicaciones.

De esta forma, el tendedero, será un elemento casi imprescindible. Serán más útiles aquellos que están pensados para colgar una pequeña cantidad de prendas delicadas, que generalmente se lavan a mano.

Tipos de tendederos

Tendedero en el baño

Actualmente existe una gran variedad de tendederos concebidos para su instalación en interiores. Algunos de ellos incluso han sido pensados para su ubicación en el cuarto de baño.

Vamos a citar los más habituales para que puedas elegir el que más te convenga:

  • Tendedero de barritas elevables: es apto para techo y pared. Cada barrita puede subir y bajar independientemente.
  • Tendedero de barra a presión: es muy fácil de colocar, ya que no necesita taladros. Su barra de soporte es extensible.
  • Tendedero de varillas ocultas: se fija a la pared e incorpora una barra-toallero auxiliar. Ocupa muy poco espacio.
  • Tendedero de cuerdas extensibles: dispone de rebobinado automático y freno para regular la tensión de las cuerdas.
  • Tendedero especial para bañeras: tienen la ventaja de que pueden plegarse en posiciones diferentes.
  • Tendederos de ventosa: se adhieren sobre cualquier superficie -lisa, alicatados, aluminios…-.

Otras alternativas para tender

Otra opción si no tenemos suficiente espacio en nuestro baño o el tendido de la ropa va a hacernos tener una circulación complicada, es tender la ropa en otras estancias de la vivienda.

Hay que tener en cuenta que estas otras estancias deberán estar bien ventiladas y lejos de la vista, ya que el acumulo de ropa daría un aspecto de desorden generalizado.

Los tendederos plegables de toda la vida, metálicos o de plástico, con o sin ruedas, son una buena solución ya que permiten cambiarlos de lugar según sea más apropiado tender en un sitio u otro.

Una mini lavandería. Cestos para la ropa

Cestos para separar la ropa.

Situar la lavadora o la lavadora-secadora en el cuarto de baño nos indicará que los más práctico será tener una cesta o cubo para la ropa sucia en esta estancia.

Los cestos para la ropa suman a su condición práctica un componente estético y siempre serán una buena idea para que nuestro baño luzca más ordenado.

Actualmente, existen en el mercado modelos de distintas formas y materiales, basta con elegir cuidadosamente el que resulte más adecuado para los tonos y estilos de cada baño.

Como ves, el cuarto de baño puede ser una de las zonas más versátiles de nuestro hogar. Lugar de placer y aseo, también puede convertirse en una mini lavandería. ¡Al final, tú decides!

Imagen principal: ikea.com